Periódico elDinero

Mercado de Valores

Educación, variable que hace falta en el mercado de valores dominicano

Jairon Severino Por: Jairon Severino Santo Domingo 0 Compartir 26 de febrero, 2020
mario franco mercado de valores

Uno de los principales retos que tiene el mercado de valores dominicano es la educación y una mejoría en la cultura financiera, pues mucha gente no entiende una cantidad de conceptos básicos relacionados con el sector y que son empleados con frecuencia. La generalidad de las personas piensa que son complicados.

Así lo considera el director ejecutivo de la Asociación de Puestos de Bolsa de República Dominicana (APB), Mario Franco, quien entiende que, a veces, esa forma de pensar limita o cohíbe a las personas para buscar información sobre el mercado de valores. “Muchos piensan que hay que nacer sabiendo y hasta les da miedo hacer una pregunta”, dijo.

Admitió que en su caso a veces se les escapan algunas cosas, pero que a diferencia de una mayoría, lo que él hace preguntar o investigar. Dijo que a todo el mundo, en el caso del mercado de valores, le conviene aprender porque de esa forma se logra desarrollar la cultura bursátil en el país.

Franco afirma que todo esto se irá resolviendo en la medida en que las personas se interesen en buscar información, pero también cuando el sector tenga un acercamiento a través de una campaña de educación. Sin embargo, está consciente de que de todos modos hay un público específico como punto de partida, pero sin dejar de proyectar que en un futuro se irá ampliando el radio de acción.

Sostiene que el mercado de valores es una pieza fundamental para el desarrollo de cualquier economía y ha jugado roles esenciales. “Sin que exista un mercado de valores en muchas economías que son desarrolladas, de repente si no hubiera estado ese mercado ahí, posiblemente no hubieran alcanzado el potencial que tienen. Es un mecanismo en el que personas directamente pueden financiar proyectos con potencial”, indicó.

El director ejecutivo de la APB destacó que de 16 puestos de bolsa que hay en el mercado dominicano hay 15 que son miembros de esa institución. Resaltó la dinámica que ha mostrado el sector durante los últimos años.

En cuanto a los instrumentos disponibles en el mercado, Franco expresó que cuenta con una muy buena calificación de riesgo y que, realmente, no hay tanta diferencia entre uno y otro, ya que básicamente las transacciones son, en su mayoría, de renta fija.

El ejecutivo de la APB explicó que la Bolsa de Valores, contrario a que muchos la confunden con el mercado, viene a ser uno de los actores, pues también están los puestos de bolsa, el Depósito Centralizado de Valores, calificadoras de riesgo, brókeres o agentes de valores, los emisores de valores, la Superintendencia del Mercado de Valores y otros. Definió el mercado de valores como una herramienta que permite mecanismos alternos de financiamiento.

En cuanto al rol que juega el órgano regulador, destacó que es el árbitro que se encarga de mediar y proteger al inversionista, ya que asegura que las operaciones cumplan con el debido proceso.

Destacó, además, que el mercado de valores cuenta con un marco regulatorio robusto, recientemente fortalecido con una nueva legislación, la 249-17, que ofrece mayores oportunidades de inversión y desarrollo a los diversos agentes.

Tipos de instrumentos

Mario Franco explicó que los dos tipos de instrumentos que más se utilizan en un mercado de valores son los de renta fija y los de renta variable.

En el caso dominicano, por las características particulares del país, tiene un 94% concentrado en instrumentos de renta fija, que no son más que bonos emitidos a un plazo y una tasa determinada.

“Cuando una empresa accede al mercado de valores o el propio Estado a buscar un financiamiento, a eso se le llama bono (de renta fija), que en esencia es un préstamo. Cuando son soberanos es porque es el Estado el que emite”, explicó.

Los de renta variable tienen que ver con acciones, lo que significa que dependerán del comportamiento que tengan las empresas, es decir, si obtuvo ganancia o no al final del período.