Periódico elDinero

Mercado global

Merkel dice que las diferencias sobre el presupuesto son “demasiado importantes” entre líderes UE

Europa Press Por: Europa Press Bruselas 0 Compartir 21 de febrero, 2020
merkel davos

La canciller alemana, Angela Merkel, ha asegurado este viernes que las diferencias entre los líderes de la Unión Europea sobre el presupuesto común para los próximos siete años son aún “demasiado importantes”, razón por la que han optado por concluir la cumbre que les reúne en Bruselas y “seguir trabajando” en las próximas semanas.

“Las diferencias son demasiado importantes así que hay que seguir trabajando”, ha zanjado Merkel al término de la segunda jornada de cumbre, para después recalcar que los Veintisiete necesitan la unanimidad para sacar adelante el Marco Financiero Plurianual (MFF, por sus siglas en inglés) para el periodo 2021-2027.

Merkel ha confirmado que los líderes tan siquiera han examinado la última propuesta “en detalle”, porque ya sabían que los cambios “no iban a ser suficientes para superar las diferencias”.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete han rechazado en apenas media hora de reunión la última propuesta que ha llegado a su mesa, que sólo introducía pequeños cambios a los recortes planteados previamente para la Política Agrícola Común (PAC) y la Política de Cohesión.

La canciller alemana ha apuntado la necesidad de trabajar en aras de resultados “posibles, realistas” y ha restado gravedad al hecho de que no se haya logrado un acuerdo en este Consejo europeo, convencida de que aún hay tiempo para negociar un reparto aceptable.

“Era el primer intento, aún es pronto en el año, esperemos que podamos avanzar”, ha expuesto la canciller, quien ha recordado que la Unión Europea tiene nuevas prioridades –en alusión al cambio climático y la transición digital, por ejemplo–, pero que debe encajar en una “aritmética” del nuevo presupuesto para el que muchos piden una PAC importante y fondos de cohesión.

La negociación ha fracasado las profundas diferencias que persisten entre los países ricos del bloque, partidarios de recortar los fondos agrícolas y regionales, y los países que apuestan por mantenerlos, entre los que se encuentra España.