Periódico elDinero

Economía de aquí y de allá

Países que recapitalizaron sus bancos centrales

Julio Díaz Por: Julio Díaz 0 Compartir 30 de enero, 2020

En nuestro último artículo, titulado “Cómo lograr la recapitalización del Banco Central”, abordamos este espinoso tema bajo la lógica del requerimiento de capital y las negociaciones económicas y políticas que deben llevarse a cabo para poder lograr dicho objetivo. A continuación, vamos a exponer las experiencias de otros países que atravesaron un proceso similar al de República Dominicana, estos países son: Costa Rica, Chile y Mozambique.

El Banco Central de Costa Rica informó, a fines de 2003, una posición de capital negativo de aproximadamente US$1.3 mil millones, equivalente al 8% del PIB, más de tres veces la cantidad de moneda en circulación. Como resultado, reportó grandes pérdidas cuasi-fiscales (1.5% del PIB en promedio durante los últimos cinco años, previos 2002).

Su débil situación financiera resultó en parte a una acumulación de grandes pasivos durante la década de 1980, ya que emitió deuda para compensar las implicaciones monetarias de las ventas subsidiadas de divisas y el crédito subsidiado al Gobierno central y al sector privado.

Además, acumuló activos no remunerados durante la década de 1990, derivados de créditos comerciales y la liquidación de un banco estatal. En los últimos años, la posición del Banco Central también se vio afectada por una acumulación sustancial de reservas extranjeras y una fuerte reducción de los requisitos de reservas no remuneradas.

Una ley de 1996 prohibió el crédito adicional del Banco Central al Gobierno y la provisión de crédito subsidiado. También pidió una recapitalización gradual, como resultado de la cual, el Ministerio de Hacienda hizo algunas contribuciones importantes para fortalecer las cuentas del Banco Central (6% del PIB en 1999 y 2.5% en 2001).

Como reflejo en parte de su política monetaria y régimen de tipo de cambio (un tipo de cambio que no apunta directamente a la inflación), el costo de emitir deuda en moneda nacional a mediano plazo fue bastante alto. Por ejemplo, las tasas de interés reales sobre los instrumentos del Banco Central excedieron la tasa de interés real de Estados Unidos (de alrededor del 2%) en aproximadamente 500 puntos básicos.

Junto con gastos operativos relativamente altos (5.6, en comparación con una media de 3.7 para la muestra de economías de ingresos medios), y a pesar del exceso de reservas moderadas (1.2, en comparación con una media de 3.2 para la misma muestra), esto dio lugar a pérdidas subyacentes sustanciales (-6.1) y una tasa de inflación subyacente (aproximadamente de un 9%), que se aproxima mucho a la inflación histórica (de ese año 2003) y promedio (10% y 13%, respectivamente). De hecho, el Banco Central no estuvo dispuesto en ese momento a bajar su objetivo de tasa de inflación en los últimos años en temor por la sostenibilidad de su estado de situación.

Por lo tanto, se le permitió al Banco Central reducir su objetivo de inflación al 3% mientras continuó aumentando sus reservas internacionales y sus gastos operativos a la par con el crecimiento de la moneda (y la producción), requirió elevar su capital central a aproximadamente el doble de su stock de moneda. Con reservas constantes y gastos operativos, por otro lado, el capital central estuvo alrededor de cero.

Sin embargo, dado su nivel moderado, el alcance para reducir las reservas internacionales fue limitado. Por lo tanto, las necesidades reales de recapitalización estuvieron más cerca del límite superior del rango que de su límite inferior, lo que significó una gran capitalización (y el esfuerzo fiscal asociado) fueron requisitos claves para permitir que el Banco Central estabilizara la inflación, ganando credibilidad y reduciendo el costo de su deuda.

A finales del 2003, el balance del Banco Central de Chile estuvo dominado por reservas externas muy grandes, equivalentes a casi 5 veces la moneda en circulación. Estos se acumularon en su mayor parte durante la década de 1990 cuando el Banco Central intervino repetidamente en el mercado de divisas para limitar la apreciación del tipo de cambio bajo su régimen de banda de arrastre (la banda fue eliminada y se adoptó un régimen de metas de inflación en toda regla en 1999).

El otro componente notable del balance fue un gran stock de valores nacionales emitidos por el Banco Central. Estos se emitieron en parte como contrapartida de la acumulación de reservas extranjeras, y en parte como la contrapartida del gran apoyo de liquidez y solvencia brindado a los bancos en crisis durante la crisis bancaria de 1982. Si bien, el Banco Central finalmente recibió bonos en dólares del Gobierno para respaldar estas operaciones, la tasa de interés de los bonos no ha igualado completamente el costo de interés de su deuda.

Los costos de mantenimiento de los bonos públicos y el gran exceso de reservas internacionales (4.0, en comparación con una media de 3.2 para la muestra de países de ingresos medios), contribuyeron a generar pérdidas persistentes en los últimos años, de entre 1% y 2% del PIB por año, a pesar de los gastos operativos muy bajos del Banco Central (1.1) y las primas de tasas de interés relativamente moderadas (alrededor de 300 puntos básicos).

De hecho, las pérdidas centrales (bajo un supuesto de crecimiento uniforme) fueron muy altas (-7.5) y la inflación subyacente (10.5%) estuvo sustancialmente por encima de la meta de inflación, al igual que la inflación histórica.

Sin embargo, dado el tamaño relativamente grande de las reservas internacionales, los resultados fueron extremadamente sensibles a las presunciones de crecimiento. Cambian drásticamente si se supone que el exceso de reservas internacionales solo crece para acomodar los aumentos de divisas (tal vez no sea una suposición irrazonable en este caso).

Las pérdidas subyacentes se convierten en ganancias, el capital subyacente se vuelve negativo y la inflación subyacente cae por debajo del objetivo. Por lo tanto, una de las principales preguntas que enfrenta el Banco Central de Chile es si seguirá necesitando un gran amortiguador de liquidez sistémico en el futuro y, de ser así, si hay formas de reducir su costo de mantenimiento.

Como en el caso de Chile, el Banco Central de Mozambique para el año 2003, poseía reservas internacionales muy considerables (alrededor de 5 veces su stock de divisas en circulación, en comparación con una media de 1.9 para la muestra de países de bajos ingresos), acumuladas principalmente como resultado de grandes préstamos y donaciones otorgados al Gobierno (y al Banco Central), así como, en los últimos años, cierta esterilización de las entradas de capital.

Sin embargo, la prima de la tasa de interés de su deuda interna (700 puntos básicos) y sus gastos operativos fueron mucho más altos que en Chile (16.8). El primero refleja, además de un alto riesgo cambiario y de país, un mercado de bonos muy poco desarrollado.

Esto último se refleja en gran parte el costo fijo sustancial de operar un Banco Central de pleno derecho en una economía pequeña y de bajos ingresos (los gastos operativos promedio de los bancos centrales en los países de bajos ingresos son de 11.8, algo por debajo de Mozambique, pero muy por encima del promedio niveles en países de mayores ingresos).

Como reflejo de los costos de mantenimiento muy importantes de las reservas internacionales y los gastos operativos igualmente altos, el capital básico fue muy alto, incluso si se supone que tanto las reservas internacionales como los gastos operativos dejarán de aumentar. La inflación subyacente fue igualmente alta. Sin embargo, en la práctica, los requisitos de capital mínimo se reducen sustancialmente por el hecho de que la deuda del mercado representó menos de un 1/4 de los pasivos del Banco Central (que no sean moneda y capital).

El costo de la deuda que no es de mercado, que se compone principalmente de deuda con organizaciones multilaterales (a tasas preferenciales) y reservas bancarias no remuneradas (o solo parcialmente remuneradas) y depósitos del sector público, fue mucho más bajo que la deuda de mercado. Una de las preguntas clave que Mozambique enfrenta es si podrá en el futuro continuar financiando su acumulación de reservas internacionales a través de deuda que no es de mercado, y si es así, si la carga resultante impuesta al sistema financiero podría llegar a ser excesiva.

Conclusiones

República Dominicana debe mirarse fijamente en el espejo de estos países que han pasado por procesos similares de recapitalización de sus bancos centrales. El común denominador en estos casos ha sido la intervención de las autoridades fiscales para hacerle frente a estos desequilibrios.

Sin embargo, debido a que las capitalizaciones apuntan a acumular una cantidad de capital central positiva para fiscalizar los gastos futuros del Banco Central, es probable que se generen largos debates entre las autoridades monetarias, las autoridades fiscales y el Congreso sobre que es lo que constituye niveles de gastos socialmente deseables en materia monetaria y financiera que garanticen estabilidad.

La praxis económica y política nos indica que tales debates son en gran medida inevitables y deberían ser beneficiosos para ayudar a aproximar los gastos del Banco Central a niveles socialmente óptimos. En los casos en que las negociaciones se estancan, los bancos centrales pueden aspirar a operar a optimizarse bajo restricciones y apuntar a tener una tasa de inflación que sea consistente con la prestación deseada de servicios de estabilidad macrofinanciera.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link