Periódico elDinero

La Escuela Económica

El SAN para el financiamiento y ahorro en la informalidad

Esteban Delgado Por: Esteban Delgado 0 Compartir 14 de noviembre, 2019

Archivado en:


Muchas personas viven del comercio o actividad económica informal, donde sus niveles de ingresos pueden ser satisfactorios, pero no fijos como ocurre con los empleados formales que tienen un salario, aunque bajo en ocasiones, pero específico en cuanto a la cantidad.

Son los casos de vendedores ambulantes, chiriperos, dueños de puestos de venta de artículos en las aceras, choferes del transporte público, motoconchistas, entre otros. Muchas de estas personas no son sujetos de crédito en la banca formal y optan por otros métodos para financiarse.

Uno de esos métodos es el oneroso financiamiento que ofrece el prestamista al 20% mensual o, peor aún, 15% quincenal. En ningún caso se recomienda ese tipo de financiamiento, aunque es uno de los más recurridos en la informalidad.

Otra forma de financiamiento o de ahorro efectivo de dinero es el llamado “SAN”. He consultado algunos portales para determinar por qué se le llama “SAN” a esa forma de financiamiento y ahorro, pero no encontré una relación específica del término con el método en sí mismo.

El SAN consiste en un método de ahorro con la característica de que, quien lo organiza, tiene la oportunidad de financiarse, sin la necesidad de pago de intereses, pero con una elevada responsabilidad en cuanto a la administración de dinero ajeno y de la recaudación en cada cuota.

El sistema, muy conocido en los estratos bajos de la economía, consiste en reunir a un grupo de personas para que cada quien haga un aporte mensual y cada mes se le entrega el aporte completo a uno de los ahorristas, con base en un sorteo.

Por ejemplo, un grupo de diez personas decide ahorrar cada mes 2,000 pesos durante un período de diez meses, lo que hace un total de 20,000 pesos mensuales. Se introducen los nombres de los diez ahorristas en una bolsa, se sortean y el que salga número uno recibe los primeros 20,000 pesos, el segundo los próximos 20,000 y así hasta llegar al décimo mes. Cada quien debe seguir pagando los 2,000 mensuales, para que el fondo sea efectivo.

Una persona que necesite un capital inicial de 20,000 pesos para invertirlo, puede organizar un SAN, con la intención exclusiva de que el primer número se le asigne fuera del sorteo, por lo que obtendrá esa cantidad de dinero de inmediato y lo pagará junto con los otros nueve integrantes en partidas mensuales de 2,000 pesos sin intereses durante diez meses.

Pero también está el caso de organizadores de SAN que se ganan un interés de 10%, pues lo que hace es buscar diez personas con deseos de ahorrar, pero con baja fuerza de voluntad o motivación. El organizador se compromete a recaudar cada mes la partida correspondiente y a administrar el SAN con el compromiso de que, en lugar de diez cuotas, cada ahorrista deberá aportar once cuotas, pero cobrará el total de diez, ya que la cuota once sería la ganancia del organizador.

En el caso anterior, se puede decir que cada ahorrista está pagando un 10% por el hecho de ahorrar, lo que se torna contradictorio, si se toma en cuenta que usted puede hacer ese ahorro en un banco y, en lugar de pagar un 10%, usted puede recibir un rendimiento mínimo por su dinero y sin descuento.

La ventaja en el SAN es el sorteo donde cualquiera de los ahorristas puede resultar con los primeros números y recibir el capital, en este caso 20,000 pesos, de inmediato. La otra ventaja es que, para los que no tienen cultura de ahorro, tendrán a alguien encima motivándole a aportar su cuota cada mes y sin darle espacio de gastarlo antes.

El organizador del SAN debe ser una persona responsable y de confianza, al igual que los participantes, pues nadie puede fallar en las cuotas correspondientes.

Algunos bancos comerciales y asociaciones de ahorros y préstamos ofrecen planes de ahorro en forma de SAN para motivar a clientes informales a convertirse en sujetos de crédito. En esos casos, la motivación es hacia el ahorro, ya que no hay sorteo de adelanto del capital y el organizador sería la propia entidad financiera.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link