Periódico elDinero

La Escuela Económica

Finanzas personales ante bajos niveles de ingresos

Esteban Delgado Por: Esteban Delgado 0 Compartir 12 de septiembre, 2019

Archivado en:


Las estadísticas de la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) indican que en República Dominicana hay aproximadamente 2.3 millones de trabajadores en la formalidad, de los cuales 33.6% devenga un sueldo de 10,000 pesos mensuales o menos; 19.7% cotiza con salarios entre 10,000 y 15,000 pesos mensuales; 18.1% percibe entre 15,000 y 20,000 mensuales y 6% está cobrando entre 20,000 y 25,000 pesos cada mes.

Lo anterior indica que solo el 22.5% de los trabajadores formales tiene salarios cotizables por encima de los 25,000 pesos mensuales, o lo que es peor, el 77.5% de nuestros trabajadores tiene ingresos por debajo de ese monto mensual.

Desde ese punto de vista, no es descabellado pensar que la mayoría de nuestros trabajadores en la formalidad y seguro una proporción similar o mayor en la informalidad, presenta situaciones deficitarias en su relación ingresos-gastos, tomando en cuenta los niveles de precios de los bienes y servicios básicos que demandan.

A eso se agrega la indisciplina que muestran muchos ciudadanos en sus finanzas personales por causas diversas, lo cual les motiva a recurrir a préstamos informales antes del cierre de cada quincena para poder completar su presupuesto salarial y cumplir parcialmente con una parte de sus compromisos. El problema es que los préstamos informales son a tasas de interés extraordinariamente altas, entre 20% y 40% mensual. Algo insostenible.

Para tener una idea, las tarjetas de crédito, que son los instrumentos de financiamiento de mayor costo de los bancos, cobran como máximo un 5% mensual. Pero, aun así, muchos de nuestros trabajadores con bajos salarios, les dan un mal uso a las tarjetas de crédito, al punto que terminan con altas deudas, incumplimientos de pago, inclusión en la lista negra de los burós de créditos e impedimento de acceder al crédito formal, lo cual les motiva a recurrir al préstamo informal.

Por eso recomiendo a los jóvenes que recién están iniciándose en el mercado laboral a que tomen en cuenta los siguientes consejos: sólo acepten tener una sola tarjeta de crédito, nunca más de una. Además, acostúmbrense a tomar en cuenta la fecha de corte y plazo de pago, nunca consuman más de lo necesario y de ser posible no la usen todos los meses. Asimismo, les recomiendo pagar siempre la totalidad de lo adeudado a vencimiento y nunca optar por el financiamiento. Así tendrás siempre un crédito de 45 a 55 días sin interés.

Además, les recomiendo crear un fondo de ahorro contingente equivalente al 10% de su salario. Eso aparte de sus ahorros cotidianos. El 10% de su salario es un fondo de contingencia para utilizarlo estratégicamente como un auto préstamo cuando necesite dinero antes de la quincena y así pueda reponerlo con el capital y ahorrarse las elevadas tasas de interés que cobran los prestamistas.

Esos consejos son para que eviten caer en las situaciones de problemas en las finanzas personales en que están sumergidos muchos de nuestros trabajadores formales.

Para quienes están en una situación de insolvencia, con deudas en el sector financiero formal y endeudados con prestamistas informales, lo aconsejable es una reflexión mental para reconocer su condición de insostenibilidad y detener con urgencia su rutina de gastos para limitarse sólo a lo estrictamente necesario, desprenderse de compromisos prescindibles y hacer un levantamiento contable de todos sus compromisos de deuda.

Una vez lograda esa reflexión, de manera seria y decidida, entonces debe buscar la forma de obtener un único préstamo, ya sea en la banca formal, si todavía es sujeto de crédito, o con algún familiar o amigo que todavía se atreva a depositar su confianza en usted.

Tome ese dinero para saldar sus deudas para quedarse con un solo compromiso. Eso sí, debe cancelar tarjetas de crédito y otros accesos a gastos, para someterse a un período de austeridad rigurosa hasta recuperar su disciplina fiscal.

En forma adicional, no olvide que debe agregar un sacrificio extra, en procura de abrir una cuenta de ahorro, aunque sea para depositarle poco dinero, pero con el objetivo de salir de los números rojos. Ese esfuerzo puede requerir ayuda de algún familiar o amigo; pero la primera persona que debe ayudarse es usted misma.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link