Periódico elDinero

La Escuela Económica

El costo de tres posibles votaciones para 2020

Esteban Delgado Por: Esteban Delgado 0 Compartir 1 de agosto, 2019

La Junta Central Electoral (JCE) acaba de elaborar una propuesta de presupuestos de gastos para el próximo año 2020 ascendente a RD$16,540 millones. Se esa cantidad, poquito más de la mitad (RD$8,377.5 millones) serían para la organización de las elecciones.

El tema es que cuando se habla de “las elecciones” no se puede pensar solo en el torneo electoral presidencial y congresual de mayo 2020, sino, posiblemente, en dos contiendas electorales más.

Sucede que la Constitución dominicana establece que para el próximo año las elecciones municipales serán en fecha separada de las elecciones presidenciales y congresuales, es decir, en febrero las primeras y en mayo las segundas.

Desde ese punto de vista, entonces, se puede considerar que la partida de poco más de RD$8,300 millones que la JCE ha presupuestado para el próximo año, sería para esas dos competenciales electorales en fechas distintas, que en conjunto abarcarían la escogencia de alcaldes, vicealcaldes, directores municipales, regidores y suplentes; y luego al presidente, vicepresidente, senadores y diputados.

En el caso de las elecciones congresuales, hay también una característica diferenciada, que consiste en la eliminación de llamado arrastre del senador en 26 provincias, lo que implica que para esos casos habrá boletas separadas de senadores y diputados, mientras que en las otras seis demarcaciones, incluido el Distrito Nacional, se mantendrá una sola boleta para senadores y diputados, arrastrando los segundos a los primeros.

Los afanes que mostraban los adeptos de Danilo Medina en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) de modificar la Constitución para habilitarlo y dar paso a su presentación por un tercer período gubernamental consecutivo, también pretendían incluir en esa propuesta de modificación la unificación de las elecciones municipales con las presidenciales y congresuales.

Sin embargo, dado que esa intención de modificación constitucional fue descartada por el presidente Medina luego de las diversas manifestaciones de oposición, entonces es posible que para 2020 se mantengan las elecciones separadas.

Pero además, esa posible modificación constitucional tenía un elemento implícito a considerar, que era el hecho de que, ante una habilitación del presidente Medina para postularse nuevamente, se tenía entendido que él podía ganar esas elecciones en primera vuelta, es decir, con más de 50% de los votos.

La única vez que hemos tenido segunda vuelta electoral en el país, desde la modificación constitucional de 1994 que estableció la elección con el 50% más uno, fue en los comicios de 1996, cuando se enfrentaron Leonel Fernández (PLD), Peña Gómez (PRD) y Joaquín Balaguer (PRSC).

Balaguer quedó en tercer lugar y apoyó a Fernández para la segunda vuelta, con lo que el PLD logró vencer a Peña Gómez y se alzó con la Presidencia de la República.

Ahora, con el panorama electoral actual, donde se da como un hecho que no tendremos un “presidente candidato”, se deberá realizar una competencia interna en el partido de gobierno para la selección de un candidato, pero con la característica de que difícilmente gane las elecciones en primera vuelta, aunque esa organización política marca en primer lugar en las encuestas más creíbles que se han realizado.

El descarte de un “presidente candidato” motivará a otros aspirantes de partidos políticos menos influyentes a presentarse a las elecciones, debilitando así una polarización entre dos partidos.

Lo anterior indica que es muy probable que en las elecciones presidenciales de mayo 2020 ninguno de los candidatos de los dos principales partidos políticos (PLD y PRM) logrará superar el 50% de los votos, independientemente de cuál de los dos quede en primer lugar.

Bajo ese escenario, será muy probable que en 2020, al igual que en 1996, haya necesidad de una segunda vuelta electoral a finales de junio para decidir cuál de los candidatos que quede en primer y segundo lugar llegará a la Presidencia de la República.

En todo caso, la JCE tendrá que prepararse logística y económicamente para dirigir, no una, ni dos, sino, tres contiendas electorales en 2020: las elecciones municipales en febrero, las presidenciales y congresuales en mayo y una posible segunda vuelta a finales de junio.
Para eso, posiblemente se necesite más dinero del presupuestado. Y no se sabe si el monto propuesto será del todo aprobado.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link