Periódico elDinero

AIRD

Compras gubernamentales, planes sociales y desarrollo industrial Los avances son significativos, pero se requiere seguir priorizando la producción nacional en los programas sociales

Santo Domingo 0 Compartir 18 de julio, 2019
aird compras gubernamentales

La industria dominicana es productora de una enorme diversidad de productos que pueden satisfacer la demanda interna y que, además, se destinan a mercados extranjeros.

En la demanda interna un canal fundamental de desarrollo de la industria lo constituyen las compras gubernamentales. Si se toma como referencia el programa de compras del Plan de Asistencia Social de la Presidencia de 2018 podemos suplir, entre otros productos: Arroz, productos de limpieza, planchas de zinc, clavos, tanques de gas, aceites comestibles, galletas, granos, harinas, pastas alimenticias, condimentos, carnes, medicamentos, chocolate, café, pan, leche, productos derivados de la leche… una lista diversa, para necesidades diversas.

Y es que el Estado dominicano puede convertirse en el mayor comprador que puede tener cualquier productor en el país.

Tanto la Ley de Compras y Contrataciones, como el DR-CAFTA, establecen la posibilidad de asegurar la participación de las MIPYMES en todas las licitaciones; así como la de privilegiar los productos nacionales en los procedimientos para la adquisición de alimentos comestibles para programas asistenciales del Estado, ya que las disposiciones y requisitos de no discriminación estipulados en el capítulo que se refiere a las contrataciones públicas en el DR-CAFTA no tienen que ser aplicados a los programas de compras gubernamentales para promover el alivio a la pobreza o la protección de mujeres, discapacitados, niños y adolescentes, es decir, especialmente población vulnerable.

En ese sentido, recientemente la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) sostuvo un encuentro con Iris Guaba, directora del Plan de Asistencia Social de la Presidencia de la República, una de las instituciones de mayor importancia en la adquisición de bienes y servicios para la intervención social.

Algunos escollos dificultan que las compras gubernamentales, tanto las hechas a través del Plan Social como las hechas por otras instancias del Gobierno, se constituyan en instrumento idóneo y efectivo de desarrollo, afectando a las grandes industrias, pero también a las pequeñas y medianas industrias. Los planteamientos de la AIRD han girado en torno:

1º. La necesidad de continuar priorizando aún más la adquisición de productos locales en los programas de asistencia social, alimentación escolar, comedores económicos y salud.

2º. Que en los procesos de licitación se priorice la aplicación y utilización de normas técnicas nacionales y no las internacionales. Los pliegos de condiciones no deben establecer requisitos y requerimientos que discriminen los productos nacionales. Si se necesita comprar neveras, que no se utilicen especificaciones técnicas diferentes a las nuestras; si se requieren medicamentos o alimentos, que se exija cumplir el reglamento de etiquetado en español; si se requiere comprar varillas, que se otorgue valor a la norma técnica nacional. Es lo que hacen todos los países.
República Dominicana no debe permitir que los negocios de unos pocos lesionen el aparato productivo nacional, pues esas prácticas lesionan también la generación de empleos y riquezas en el país.

3º. Garantizar que los mecanismos de pago del Estado a sus proveedores sean efectivos y menores a 45 días. El regularizar que el pago sea hecho a tiempo contribuirá significativamente a reducir la práctica de utilizar intermediarios en las contrataciones con el Estado. Es necesario reducir los tiempos de gestión administrativa dentro de cada institución. Cada institución tiene unos tiempos diferenciados, y esa es una brecha que debe trabajarse, establecer un tiempo máximo en el pago en cada institución.

4º. Promover las ventas directas al Estado sin la participación de intermediarios para disminuir los precios de venta y ahorrar recursos al Estado. Las acciones afirmativas deben dirigirse a beneficiar quien directamente produce, fabrica.

5º. Establecer mecanismos que impidan que los productos vendidos a Plan Social sean comercializados.

6º Las compras gubernamentales deben ser instrumentos de políticas de desarrollo productivo, tanto para las pequeñas como grandes empresas; sobre todo para las grandes que pueden suplir en mayor cantidad y a menor precio, con el fin de tener un mayor alcance en las poblaciones vulnerables. Es un contrasentido que, siendo el sector industrial competitivo, se favorezcan las importaciones.

7º. Necesidad de que haya un trabajo conjunto entre autoridades vinculadas al tema y algunos subsectores productivos para continuar afinando en la dirección de que las ventas al Estado, especialmente a los planes sociales, beneficien a la población de un modo más significativo. La Dirección de Compras Gubernamentales cuenta con un excelente equipo. El Plan Social de la Presidencia muestra la voluntad de trabajo conjunto.

Muchos cambios se han producido en los últimos años. Sin embargo, es necesario que continúen estableciéndose cambios significativos para fomentar la producción y la industria nacional, a través de las compras nacionales que realizan programas como el Plan Social de la Presidencia, el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil, los Comedores Económicos, el Ministerio de Educación entre otros, en los que pueden establecer procesos dirigidos exclusivamente a adquirir productos nacionales.

Las compras gubernamentales no son simplemente un sistema de abastecimiento. Las compras son un elemento fundamental para el desarrollo del país. El poder de las compras es enorme porque genera oportunidades y empleos. Es una oportunidad para poner en alto el HechoEnRD.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link