Periódico elDinero

Palestra económica

Sincerémonos sobre el 4% del PIB a educación

Jairon Severino Por: Jairon Severino 0 Compartir 11 de julio, 2019

No sabía que escribir sobre el 4% del producto interno bruto (PIB) a la educación sería tan bien recibido. El análisis, puesto en perspectiva, trató, simplemente, de exponer los ángulos que quizá muchos piensan, pero no se atreven a decir.

Todos estuvimos de acuerdo con la lucha del 4% del PIB para la educación, pero en lo que jamás podremos estar a favor es del derroche de recursos que ha significado la implementación tardía de la Ley 66-97. Para nadie es un secreto que fruto de las presiones sociales comenzó a implementarse en 2013, pero sin las condiciones logísticas y administrativas idóneas para hacer que fuera eficaz y eficiente.

No creo que haya un dominicano sensato, con excepción de los sensatos que hoy son millonarios a costa de la Ley de Educación, que pueda considerar positivo todo lo que se ha hecho con los casi RD$930,000 millones que literalmente se ha tragado el sector educativo desde 2013. Sólo hay que ver qué ha sucedido con las evaluaciones que han hecho organismo internacionales que manejan el tema y localmente, como es el caso de Educa, para darse cuenta que más que celebrar, hoy deberíamos lamentarnos de pedir del 4% del PIB para la educación sin antes tener los procedimientos, planes y logísticas listos para su correcta implementación.

Hay gente que en privado me comentó que ciertamente apoyaron la lucha por el 4%, pero que hoy lamentan los resultados penosos de tanto dinero echados en un barril que apenas ha logrado mejorar un poco los salarios de los maestros y ha dado de comer a estudiantes a través de los programas de alimentación. Su pena se extiende porque han visto que unos pocos, principalmente relacionados al partido de gobierno, son los que logran algunas de las contratadas más importantes para beneficiarse de los recursos dispuestos por la legislación.

Quizá sea necesario, como lo indica en el editorial de este medio, entonar un mea culpa respecto a la forma en que hemos implementado la Ley 66-97. Son los resultados de hoy los que deben llamarnos la atención respecto a si realmente estamos logrando los resultados esperados.



¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link