Periódico elDinero

Visión Empresarial

Atentado contra la economía y la estabilidad

Franklin Vásquez Por: Franklin Vásquez 0 Compartir 27 de junio, 2019

El dominicano casi nunca hace la tarea y, si la hace, es a medias y muchas veces copiada, sobre todo ahora que el Internet sustituye al cerebro. Y, peor aún, existe la cultura de ver venir la catástrofe y la crisis, consciente de que algo le tocará, pero prefieren observar el espectáculo y luego, delirantes de coraje y odio, salir a contar los muertos.

El preámbulo viene a cuento por todo lo que está ocurriendo en el país y la sensación de incertidumbre política, económica y social que se respira, sin exagerar. Por ejemplo, las exitosas estadísticas turísticas de los últimos años no detendrán la potencial disminución de visitantes extranjeros, si no se toman en serio los casos de los turistas que han muerto recientemente en diferentes complejos hoteleros de renombre en el país, y tampoco si no se pone en marcha un plan de respuesta rápida frente a otros hechos de magnitudes parecidas.

Hay que entender que la competencia por el mercado turístico es férrea a nivel regional y, aunque es obvio que tenemos determinadas ventajas competitivas, no es menos cierto que somos vulnerables, y que cualquier evento puede modificar el curso del éxito de este sector de la economía.

Así también, la ralentización de la economía durante el primer trimestre de este 2019, con relación a igual período del año anterior, y los temores de que el crecimiento económico sea menor que lo pronosticado por los organismos internacionales y por el propio Banco Central al final de estos doce meses, se atribuyen en cierta forma a la baja en la inversión privada producto de la incertidumbre política que se vive.

En esta parte, obviamente, existe un hecho concreto y es que el gobierno del Estado no termina de fijar una posición con relación a lo que desea o hará el Presidente de la República frente a las próximas elecciones, independientemente de lo que diga la Constitución. Y en un país bananero, con instituciones débiles, los deseos presidenciales influyen mucho en el futuro de la nación.

Pero el tema político se complica todavía más, pues las luchas internas de un partido con tinte hegemónico, traslada sus escaramuzas hasta el Congreso de la República, y da a entender que en este país hay un grave problema político, que se une al “Caso Ortiz”, a las muertes de turistas y a los casos de delincuencia común que se ven a diario, dejando una estela inmensa de dudas sobre la viabilidad de la democracia dominicana, y ofreciendo un espectáculo bochornoso que aun daña más al turismo.

Es como si se pusieran de acuerdo, al alimón, para fuñir conscientemente al país. Una especie de haraquiri intencional colectivo, un suicidio en masas o un atentado contra la economía y la nación dominicana.

Mientras tanto, la sociedad, muchas veces con actitudes irresponsables, se debate entre la pasividad del que no le importa nada, y de aquellos que solo ven ganancias o utilidades económicas, aun en crisis. En definitiva, la incertidumbre política, económica y social que se vive actualmente, es peor que este sofocante calor de los últimos días, pues este último lo puedes combatir con una llamada al colmado más cercano.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link