Periódico elDinero

AIRD

La autorregulación: Responsabilidad más allá de la ley Dieciocho empresas industriales de República Dominicana asumen parámetros de producción de referencia internacional

Santo Domingo 0 Compartir 27 de junio, 2019
autorregulacion plasticos aird

Archivado en:


Estudios y cifras publicadas sobre los residuos plásticos y sobre la mínima proporción que estamos alcanzando en procesos de reciclajes, nos señalan la necesidad de una mayor conciencia y sensibilidad por parte de fabricantes, distribuidores y ciudadanos.

Las industrias dominicanas se han convertido en uno de los sectores más proactivos en cuanto a la sostenibilidad se refiere. Para muchas se trata de cumplir los parámetros ambientales establecidos por la Ley. Un conjunto de empresas industriales se esfuerza por ir más allá de lo requerido, autorregulando aspectos de sus procesos y productos que asumen los criterios de la Ley, pero también los más exigentes parámetros internacionales.

Gracias al empeño de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), la Red Nacional de Apoyo Empresarial a la Protección Ambiental (ECORED), la Asociación Dominicana de Industrias Plásticas (ADIPLAST) y la Asociación de Industrias de Bebidas Gaseosas (ASIBEGAS), 18 industrias que representan alrededor del 80 por ciento de bebidas envasadas en “PET”, se comprometen a diseñar o rediseñar las botellas de PET de modo que puedan ser recicladas de manera segura.

Las industrias firmantes son: Grupo SID, Bepensa, Coca-Cola, Cervecería Nacional Dominicana, Grupo Corripio, Industrias San Miguel, Grupo Empresarial Alaska, Planeta Azul, César Iglesias, Pepsico, La Fabril, Grupo Diesco, Nesplas, Marat Industrial, ALPLA, Packsol, Ravi Caribe y Labels Caribe.

Compromisos

Las industrias firmantes se comprometen a diseñar o rediseñar las botellas de PET de modo que puedan ser reutilizadas y/o recicladas de manera segura. Se comprometen a fomentar el desarrollo de la economía circular. En el horizonte: que la botella vuelva a ser botella.

Las industrias involucradas seguirán sus inversiones en investigación y desarrollo, en nuevas formas de reinsertar los residuos en el proceso productivo.

Estas empresas se comprometieron a fomentar el desarrollo de la economía circular, promover la inversión en centros y plantas de acopio, así como en plantas de reciclaje contribuyendo así no solo a hacer un uso más eficiente de sus recursos, sino a generar nuevas fuentes de riqueza y empleo; asimismo se comprometieron a valorar los envases de botella de PET en el mercado, de tal forma que sea atractivo también para ciudadanos recolectores y micro, pequeños y medianos emprendedores participar en la recolección de dichos envases.

Las empresas se comprometieron también a identificar productos que no son compatibles con el reciclaje de botellas de PET para adecuarse a las recomendaciones internacionales en el marco de la Guía de Diseño de la Asociación de Recicladores de Plásticos (APR) de Estados Unidos y la Guía para Reciclabilidad 2017 PET, y autorregular el diseño de envases de botellas de PET para el reciclaje.

Un propósito es el de la eliminación o reducción de diseños que contengan etiquetas de manga de difícil manejo, coextrusiones de alta barrera, botellas envasadas con otros materiales, objetos menores a 7.5 cms (3 pulgadas), tapas de poliestireno y plásticos termofijos, tapas en un polímero de silicón, tapas con PVC o en liners, y bioplásticos no compatibles con el PET.

Las empresas también acordaron diseñar envases de botellas de PET logrando estandarizar pigmentación, reemplazar las mangas encogibles de PVC o OPS, Y OPP, diseñar las tapas de polipropileno y polietileno y sin liners, recuperar aditamentos de PET incoloro, así como usar resina PET bio-basada. Del mismo modo, se comprometen a promover el uso de PET post-consumo en todos los envases de botellas, así como un Código de Identificación de Resina (RIC).

Este convenio sirva de modelo de autorregulación y reducción del PET a otras áreas de la producción y consumo masivo y que ayude a motivar un mayor compromiso de los consumidores en cuanto a la buena disposición de la basura y de los envases de PET.

Este acuerdo de autorregulación forma parte de la ejecución de la primera fase del convenio firmado por el Banco Interamericano de Desarrollo en su calidad de administrador del Fondo Multilateral de Inversiones (BID-LAB) y la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), que establece los términos y condiciones para ejecutar un Programa de Innovación y Remanufactura en los sectores del Plástico y la Construcción, impulsando así la economía circular.

El acuerdo establece la creación y registro de un sello de Economía Circular que certifique el producto reciclado conforme a la regulación establecida en el convenio, con el fin de ser incorporado en sus envases de botellas de PET.

Economía circular

Es un tema claro: los residuos sólidos son materia prima. No se trata sólo de la mejor disposición o uso de los desechos sólidos, sino que en una economía como la dominicana la eficiencia en el uso de recursos y su recuperación tienen gran importancia para las empresas, ya que el costo de las materias primas constituye uno de los temas que gravita con mayor peso sobre nuestra rentabilidad y competitividad. Esto apunta a implementar y desarrollar lo que la Unión Europea ha llamado “economía circular”.

Para que los negocios en torno a los residuos sólidos se desarrollen se requiere un marco legal adecuado; instrumentos económicos que fomenten el reciclaje; sostenibilidad financiera en sus diversas fases; desarrollo institucional; educación y participación de diversos actores involucrados.

Actualmente cerca del 95% del valor económico del material plástico de empaques se pierde luego de un corto uso. Instalar una planta recicladora permitirá ir desde la recuperación inclusiva a procesos de acopio, procesos de reciclado y clientes en el mercado, en una verdadera muestra de economía circular que se sustenta en la innovación y que genera valor económico, ambiental y social.

Es una tendencia a que la botella regrese nuevamente a ser botella.

La firma del convenio por parte de las empresas y las instituciones es un proceso en ese marco y en esa dirección.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link