Periódico elDinero

Observaciones

¿Por qué Obras Públicas y la alcaldía del DN lo permiten?

0 Compartir 6 de junio, 2019

Archivado en:


Es de asombro que negocios de todo tipo (madereras, talleres de mecánica, vendedores de tanques y de cerámicas) “modernicen” sus locales con nuevas paredes de concreto, dejando menos de un metro o hasta ningún espacio para el peatón en la autopista Duarte, en el tramo que se extiende desde el Kilómetro 9 hasta la entrada del municipio Los Alcarrizos.

Negocios que acostumbraban a realizar sus operaciones diarias (como maniobrar con madera o cerámicas) dentro de su perímetro, después que ampliaron sus locales utilizan con frecuencia la autopista para estacionar vehículos pesados desde los que cargan y descargan mercancías. Imaginen los taponamientos diarios que provocan.

Sume al vendedor de pescado que cada tarde se establece con una camioneta en plena autopista para atender a clientes que también se estacionan mal y complican el atasco. O los vendedores de mangos y piñas, que sí, que son padres de familia, lo sabemos, pero que también se aparcan en la vía y afectan a miles de padres de familia que se desplazan a sus hogares después de la jornada laboral. O los vendedores de tarros y sillas que plantaron bandera en un área verde. Todo esto ocurre frente a los ojos de las autoridades que patrullan la zona.

La pregunta es: ¿por qué el Ministerio de Obras Públicas y el Ayuntamiento del Distrito Nacional (que tiene jurisdicción sobre la zona) permiten este mayúsculo desastre?

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link