Periódico elDinero

Mercado global

Bruselas plantea adelantar más ayudas a los gobiernos para hacer frente a desastres naturales España es el país que más veces ha pedido ayudas y al que más se le han denegado

Europa Press Por: Europa Press Bruselas 0 Compartir 15 de mayo, 2019
comisión europea

La Comisión Europea ha planteado la posibilidad de adelantar más ayudas a los gobiernos europeos del Fondo de Solidaridad de la UE para hacer frente a los desastres naturales.

Se trata de una de las principales pistas que ha planteado el Ejecutivo comunitario este miércoles de cara a mejorar la eficacia del Fondo de Solidaridad Europeo, creado en 2002 tras las inundaciones que afectaron a Alemania, para ayudar en casos de emergencias a los Estados miembros y a los países candidatos y cuya asignación anual es de mil millones de euros.

Los países ya pueden solicitar un adelantado del 10 por ciento de la ayuda “total” y no puede superar los 30 millones gracias a la reforma acometida en 2014 del instrumento. Se necesitan tres semanas de media para desembolsar desde la solicitud el anticipo.

“Una opción puede ser aumentar la cuantía de los pagos anticipados”, ha explicado la comisaria de Política Regional, Corina Cretu, en rueda de prensa para presentar el informe de balance del funcionamiento del Fondo entre 2002 y 2017 y algunas ideas de cara a su mejora futura, algo que competerá decidir no obstante a la próxima Comisión.

En el informe, el Ejecutivo comunitario admite que “el pago anticipado puede ayudar a aliviar las restricciones presupuestarias para una respuesta rápida”. La Eurocámara ha reclamado aumentar al 15 por ciento las ayudas anticipadas y utilizar otros indicadores, al margen del Producto Interior Bruto, como el índice de desarrollo humano y el de progreso social regional en los criterios para la concesión de ayudas.

La comisaria ha puesto en valor mejoras como la reducción del 12% de plazo para desembolsar las ayudas, equivalente a siete semanas, desde las 59 que se necesitaban antes de la reforma de 2014, hasta las 52 en la actualidad y que se haya ampliado el plazo de 10 a 12 semanas para presentar una solicitud de ayuda a fin de coadyuvar a las autoridades nacionales a poder contabilizar los daños o que la Comisión da luz verde a la ayuda a través de un único acto legal, en lugar de los dos anteriores.

“Es verdad que lleva algo de tiempo movilizar el Fondo de Solidaridad, pero hay algunos motivos para ello”, ha esgrimido, recordando que se dan ocho semanas para que los Parlamentos nacionales se pronuncien o la evaluación que debe hacer la Comisión para verificar si las peticiones de ayuda se ajustan a los daños.

“Tuvimos una solicitud de casi 500 páginas de Italia. Necesitábamos traducirlo, analizarlo. Es importante ser muy preciso”, ha dicho, a modo de ejemplo.

La Comisión necesita de media once semanas para evaluar la petición de ayudas, muy por encima de las seis semanas fijadas en la normativa revisada y un año de media para la aprobación de las ayudas –que requiere el visto bueno de los Gobiernos y la Eurocámara–, según el informe, que cree que el margen para acelerar la aprobación de las ayudas es “limitado”.

“Tenemos que acelerar el proceso de decisión para movilizar las ayudas sobre el terreno”, ha defendido sin embargo la comisaria, que también ha defendido poner “más énfasis” en la reconstrucción y en la recuperación a largo plazo, reforzar el papel de coordinación de la Comisión y comunicar “más” sobre la ayuda europea a las regiones afectadas. “Todavía margen de mejora”, ha recalcado.

España es el decimoquinto país más beneficiado del Fondo de Solidaridad de la UE, con 34 millones que recibió para hacer frente a cuatro desastres, entre incendios, un terremoto y otros incidentes entre 2002 y 2017.

Un total de 5,240 millones de euros se movilizaron del Fondo para paliar 84 desastres en distintos países, el 46 por ciento para terremotos y el 39% para inundaciones (2,054 millones), mientras que 508 millones se movilizaron para asistir a paliar los efectos de tormentas y 205 millones, incendios.

Los países más beneficiados por el fondo fueron Italia (2,516 millones) y Alemania (1,003 millones), seguidos de Francia (253 millones) y Reino Unido (223 millones). También se beneficiaron más que España Austria (171 millones), República Checa (161 millones), Portugal (134 millones), Rumanía (119 millones), Grecia y Polonia (118 millones cada uno), Suecia (82 millones), Eslovenia (48 millones), Hungría (38 millones) y Bulgaria (39 millones).

España es el país que más veces ha pedido ayudas y al que más se le han denegado, tras ser rechazadas de todos. Así, ha presentado 22 solicitudes de ayuda, 18 de las cuales han sido rechazadas y cuatro, aprobadas, entre 2002 y 2017.

Italia pidió 16 veces ayudas, de las cuáles siete fueron rechazadas, Grecia solicitó ayudas para atajar 12 desastres, cuatro de las cuáles fueron rechazadas, mientras que Francia, el cuarto que más veces ha pedido ayuda, sólo vio rechazadas tres de diez de sus solicitudes.

Bruselas también afea en su informe la coherencia “débil o inexistente” en España, Austria, República Checa, Polonia, Rumanía y Eslovenia para promover sinergias entre las ayudas de Fondo de Solidaridad y los fondos estructurales y de inversión (FEI) al gestionarlas por separado.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link