Periódico elDinero

Laboral

La mitad de los trabajadores dominicanos vive sin apego a su empleo Un 25% de empleados en RD se muestra insatisfechos, según Juan Marque

Alcides Nova Por: Alcides Nova Santo Domingo 0 Compartir 11 de febrero, 2019
victor herrera juan marque

El bienestar organizacional dentro de una empresa juega un papel importante para su desarrollo y crecimiento. Existe un 25% de trabajadores dominicanos que están inconformes con su empleo y otro porcentaje similar abandonaría su compañía, según Juan Marque, CEO de Big Bienestar.

“Solo un 50% de los empleados están comprometidos con su organización y poseen altos niveles de percepción de bienestar en su trabajo, con este personal hay un bajo riesgo de que se vayan”, explica Marque.

Según el CEO de Big Bienestar, empresa que se dedica a procurar el bienestar corporativo de las empresas en el país, el problema radica en que las compañías no identifican quiénes están dentro de esos porcentajes, “si los más estratégicos están en el 25% de los que ya están listos para irse”, dice.

Cita que según la VII Encuesta Adecco sobre Felicidad en el Trabajo, uno de cada cuatro empleados asegura no ser feliz en su trabajo. Afirma que las compañías deben trabajar para mejorar los espacios de trabajo para garantizar el bienestar laboral.

Debilidades

Juan Marque, Chief Happines Officer, también conocido como director de felicidad, asegura que en las empresas del país existen una serie de debilidades, lo cual les impiden mejorar los espacios de trabajo para garantizar el bienestar de quienes los habitan.

“Las empresas se dan cuenta de que están en problemas con la felicidad organizacional y el bienestar corporativo en momentos en que la rotación del personal se convierte en un reto, cuando se producen altos niveles de rotación de los mejores colaboradores dentro de las empresas”, afirma.

Identifica la capacitación del personal como otra de las debilidades que poseen las empresas, ya que alega que cuando hay altos niveles de rotación, cuando entra gente nueva a esos puestos de trabajo, se produce la necesidad de volverlos a capacitar.

“Cuando hay problemas en la capacitación por la alta rotación, entonces te encuentras problemas de calidad en el servicio porque los mismos empleados no están capacitados ni formados, baja la calidad en los resultados, lo que genera una baja en las ventas y provoca la pérdida de clientes e impacta la rentabilidad”, explica.

Afirma que todo eso aumenta la conflictividad entre la organización y los empleados, además de que disminuye la calidad de la comunicación, la confianza y cae la empatía entre los colaboradores y la empresa.

“El empresario hoy está obligado a pensar en que el recurso humano es el corazón de su negocio, porque es el que da altos estándares de calidad, altos niveles de servicios y resultados. En definitiva, no debemos olvidar que los empleados de una empresa son los embajadores de una marca y si estos tienen salud laboral, la organización tendrá los mejores resultados”, dice.

Retos

“El dominicano es muy alegre de por sí, pero eso no quiere decir que sea feliz en su puesto de trabajo. Hay mucho trabajo por hacer para que esa persona alegre por naturaleza se encuentre feliz con alto niveles de bienestar en su posiciones de trabajo”, afirma Marque.

Establece que para que las empresas de República Dominicana puedan lograr el bienestar de sus trabajadores, se deben tomar una serie de medidas, las cuales califica como un reto que deben superar.

“Mejorar las condiciones de trabajo, la capacitación, la formación y la construcción de ambientes de trabajo sanos, son un gran desafío para el empresario local y es necesario que estos cambien su forma de pensar”, resalta.

Plantea que en el mundo hay una tendencia hacia la flexibilización laboral, donde en un futuro cercano, en los cargos y los puestos, los empresarios van a tener que empezar a desarrollar esquemas laborales donde las personas puedan tener horarios flexibles y puedan elegir el horario en el cual trabajan.

Otro de los desafíos que destaca es un paquete de remuneración, el cual permita a los empleados tener un salario material, un salario económico, un salario emocional y uno intelectual.

“Dentro del capítulo salario emocional está todo el trabajo de felicidad organizacional y bienestar corporativo. En cuanto al salario intelectual, las empresas son lugares de formación permanente de sus colaboradores”, sostiene. Señala como otro reto para el empresario local, que los trabajadores puedan tener un balance entre la vida laboral, la vida familiar y el tiempo personal.

El director de Big Bienestar en el país, Víctor Herrera, explica que unas 30 empresas en el país ya cumplen con altos estándares y políticas de recursos humanos de carácter mundial.

“Pero es importante, que al momento de yo trabajar, el salario emocional y el salario intelectual, lo primero que debo tomar en cuenta es que el salario real que yo le estoy dando a mis empleados deber ser competitivo con el mercado, porque yo no puedo tener un personal feliz y que me haga un buen trabajo, ni puedo atraer candidatos y talentos idóneos, si no tengo una escala salarial que sea competitiva”, resalta.

Asegura que las compañías que son calificadas como “buenas empresas para trabajar” tienen plataformas sobre las cuales trabajan los temas de bienestar.

“Pero es muy difícil para una empresa que no garantice un salario en blanco, una remuneración económica justa, unas prestaciones laborales de ley, unas condiciones físicas del trabajo diseñadas a favor del trabajador, un contexto de trabajo sano y un desarrollo de la persona, no podrá lograr el bienestar organizacional dentro de su empresa”, dice.

Recomendaciones

El director de Big Bienestar sugiere que para tener empresas saludables, sostenibles y efectivas, se debe introducir el bienestar como una estrategia de negocio dentro de una organización, lo que a su entender reduce el ausentismo, mejora el clima laboral, reduce la rotación del personal.

“Ya que estos son los indicadores que impactan en la calidad del negocios y la calidad del personal, porque todas las empresas necesitan que el bienestar llegue a todos los niveles de la organización”, afirma Víctor Herrera.

Big Bienestar formó más de 22 personas en 2018 en Chief Happiness Officer (CHO) con el objetivo de coordinar, impulsar y enriquecer el área de talento de las empresas, seleccionar al personal, motivar a los equipos, transmitir los valores de la compañía y actuar como coach ejecutivo.

La empresa realizará en febrero el Chief Happiness Officer 2019, con un costo de US$1,600 por persona.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link