Periódico elDinero

La Escuela Económica

Venezuela ya no incide en la economía dominicana

Esteban Delgado Por: Esteban Delgado 0 Compartir 31 de enero, 2019

Archivado en:


La crisis política, económica y social que afecta a la República Bolivariana de Venezuela ha sido de mucha atención para la sociedad dominicana, posiblemente por los lazos históricos de amistad que existen entre las dos naciones.

Pero esa atención también se ha enfocado en la posición asumida por República Dominicana ante los acontecimientos más recientes, como las elecciones convocadas por Nicolás Maduro en que se reelige por seis años más, mientras que el presidente de la Asamblea, el congresista Juan Guaidó, se autoproclama presidente de esa nación.

En una asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), República Dominicana se adhiere a los países que califican la nueva elección de Maduro como ilegítima. En una segunda reunión de esa organización nuestro país se adhiere a los 16 de 34 países que reconocen al nuevo presidente autoproclamado.

Las posiciones de República Dominicana son las mismas que mantiene el gobierno de Estados Unidos, lo cual pudiera ser una decisión política de nuestras autoridades para congraciarse con su principal socio comercial, el cual había estado un poco molesto por la decisión local de establecer relaciones diplomáticas y un mayor acercamiento con la República Popular China.

Pero no hay que olvidar los esfuerzos que hizo el gobierno del presidente Danilo Medina como mediador para un diálogo en Venezuela que acabara con la crisis interna que le afecta. El gobierno de Maduro dice que cumplió con ese diálogo y que fue la oposición de esa nación que se negó a firmar el borrador de acuerdo al que se había llegado. República Dominicana no ha negado ni afirmado esa versión. Lo cierto es que el diálogo terminó sin acuerdo.

Ante las posiciones asumidas por nuestro Gobierno, ¿qué tanto pudiera verse afectada República Dominicana en sus relaciones con Venezuela?

Una simple mirada a las estadísticas más recientes indica que en la actualidad la economía local no gana ni pierde con lo que ocurra en Venezuela, ya sea del lado de Maduro o del lado de Guaidó. La única amenaza visible es la llegada masiva de venezolanos, pero esa tendencia, aunque se mantiene, se ha reducido en los últimos dos años.

Hace diez años, República Dominicana importaba desde Venezuela más de 2,000 millones de dólares, principalmente de petróleo y combustibles derivados, con lo que aprovechaba los beneficios de crédito que otorgaba el acuerdo de PetroCaribe.

Sin embargo, en los últimos años PetroCaribe ha dejado de dar esos beneficios y República Dominicana no está importando petróleo desde esa nación. De hecho, en 2017, las importaciones de petróleo y derivados de República Dominicana sumaron 2,847 millones de dólares. De esa cantidad, sólo importó desde Venezuela apenas 7.2 millones, según indican las estadísticas del Banco Central y los informes de TradeMap.

En cuanto a la captación de inversión extranjera directa (IED), Venezuela se mantiene como el sexto país de mayor capital foráneo en el país, pero con base en inversiones de años anteriores, pues en 2017 desde esa nación prácticamente no hubo inversión y el pasado año 2018 desde Venezuela apenas llegaron 20.4 millones de dólares, de los más de 2,500 millones de dólares de IED que captó República Dominicana.

Se puede decir que en materia de comercio exterior como de captación de inversión, Venezuela prácticamente no tiene incidencia en los indicadores económicos de República Dominicana, pues ya no es suplidor de petróleo y derivados ni se perciben en lo inmediato nuevos capitales venezolanos más allá de los ya establecidos.

En relación a la inmigración, es indudable que la llegada de venezolanos ha aumentado considerablemente en los últimos años, ya que muchos de sus ciudadanos están saliendo de ese país por la gran crisis económica que les afecta.

Sin embargo, esa situación no se torna grave, ya que son ciudadanos que entran con documentos de origen, lo que hace más fácil su control y condición migratoria en el territorio nacional.

Pero aunque los efectos económicos para el país no sean graves, es conveniente para el bienestar del pueblo venezolano, que su situación de crisis sea superada lo antes posible con base en el diálogo y nunca mediante manifestaciones de violencia. Es nuestro deseo.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link