Periódico elDinero

Visión Empresarial

Vulnerabilidad digital y desinformación

Franklin Vásquez Por: Franklin Vásquez 0 Compartir 5 de julio, 2018

Archivado en:

El mundo cambió y mucha gente aún no lo sabe. Hoy, a pesar de los avances de la ciencia y la tecnología, somos más vulnerables que antes, y la vida estrictamente privada forma parte de lo que el viento se llevó. El nivel de exposición que tenemos sobrepasa nuestra capacidad de asombro. Estamos todos mezclados, y ya no hace falta contratar a un investigador privado o al servicio secreto para saber en lo que anda la gente.

Las redes sociales se han convertido en un sistema de espionaje, y ellas mismas se encargan de descifrar enigmas y mentiras propias de la banalidad colectiva actual.

Nuestras cuentas bancarias están vigiladas, y nuestros movimientos cotidianos son monitoreados por cámaras públicas y privadas. Ya todo se sabe, o para alimentar el morbo mediático o para fines investigativos. Todo es relativo, y las historias inventadas han pasado a definirse como posverdad, un concepto sexy que busca explicar algo que nadie tampoco entiende.

En ese contexto, los medios de comunicación se repiten y calcan las mismas mentiras y los mismos episodios, como si fueran solamente ecos del capitalismo y el mercado, pues lo único que importa es el negocio y los patrocinadores. Bajo ese escenario, todos quedamos al desnudo y, en determinados momentos, pasamos de víctimas a victimarios, y también viceversa.

Comúnmente somos presa de la desinformación –por suerte, momentánea- de aquellos simuladores de oficio, de rentistas de la palabra, y de hacedores de opinión sin fundamento ni criterio. Los rumores falsos son cada vez más frecuentes, así como los daños directos y colaterales que provocan.

El mundo al revés en el que vivimos hoy nos muestra el hambre al mismo tiempo que la toma de posesión de Putin; una catástrofe volcánica en Guatemala, a la vez que una boda real en Inglaterra; la pobreza extrema en África, mientras se celebra el exitoso Mundial de Fútbol en Rusia; una matanza de estudiantes en Estados Unidos, mientras los mismos norteamericanos celebran la apertura de una nueva temporada de béisbol. Y así vivimos, confundido sobre en cuál de los mundos es que queremos vivir.

En el patio, un teleférico permite una mejor vista de la pobreza, y nos indica la ruta para llegar a la escasez material de nuestras vidas, a pesar de la cháchara. Al final, sin embargo, la tecnología nos ha convertido en individuos vulnerables pero más informados; es como el pan y circo, y también viceversa.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link
A %d blogueros les gusta esto: