Periódico elDinero

EconoBusiness

Fintech: la digitalización de los servicios financieros y su impacto en la banca tradicional

Jean Carlos Peña Por: Jean Carlos Peña 0 Compartir 22 de junio, 2018

Archivado en:

Fintech hace referencia a la unión de la tecnología y las finanzas. Este movimiento busca agilizar y simplificar los servicios del mercado financiero. Esta estrategia global busca reducir la brecha de la exclusión de las personas que aún no están bancarizadas.

Según el Banco Mundial, en su informe Global Findex, para 2014 en el mundo existían aproximadamente 2,500 millones de personas no bancarizadas; se estima que entre 2011 y 2014 más de 700 millones de personas fueron bancarizadas e incluidas en el sistema financiero. Esto refleja una reducción del 20%, situándose en 2,000 millones.

La tecnología ha sido el principal autor de estos avances de inclusión global al sistema financiero. En el caso de República Dominicana, el Banco Central, a través de su departamento de sistemas de pagos SIPARD, ha realizado esfuerzos con resultados notables para incentivar la inclusión bancaria y optimización de los sistemas de pagos.

Actualmente existen varios proyectos que buscan agilizar las operaciones bancarias y eficientizar las transacciones. Este es el caso de las transferencias al instante y su etapa 24/7 que permitiría la posibilidad de realizar transacciones en todo momento y con un tiempo mínimo de liquidación de aproximadamente 15 minutos.

ADEMÁS:  Empresas pueden prevenir quiebra con uso de la tecnología

Una de las modalidades que se utilizan como canal para los procesamientos de transacciones bancarias es el acceso móvil y/o Internet Banking para los usuarios de pagos móviles, los cuales han registrado un gran avance e inclusión desde 2011 hasta el 28 de febrero de 2017, en donde se estima que existen 1,013,097 usuarios móviles.

Usuarios de pagos móviles

Año Cantidad
2011 245,873
2012 357,218
2013 512,579
2014 611,369
2015 783,626
2016 996,404
2017**  1,013,097
Fuente: Banco Central **Al 28 de febrero

Las estadísticas publicadas por el Banco Central indican que entre 2014 y 2016 el volumen de transferencias en pesos pasó de 12,847 por un valor de RD$4,867.95 millones a “565,034 transacciones por un valor de RD$366,289.40 millones”. Los indicadores para dólares en el mismo período son 476 por un valor de USD$12.48 millones en 2014 a 51,285 transacciones por un valor de USD$809.20 millones al 2016.

Estos avances utilizan un sistema cerrado de participantes de instituciones financieras llamado “Liquidación Bruta en Tiempo Real” (LBTR), y es de esperar que con la ejecución de las etapas del proyecto se logre incentivar la inclusión bancaria y financiera en nuestro país.

ADEMÁS:  Panamá está lista para la industria financiera digital dice dirigente

Los aportes con el desarrollo de los sistemas de pagos y el acceso a los servicios financieros son un gran aporte a la economía nacional, contribuyendo a la mejora de la competitividad empresarial y comercial con gran impacto en lo transaccional, teniendo como resultado un dinamismo sostenible a la economía dominicana.

Estos avances han contribuido a la virtualización de los servicios financieros, aportando una mayor agilidad de los procesos. Pero, a su vez, han propiciado la desvinculación de los clientes con las relaciones personales con sus ejecutivos de negocios de manera presencial en las sucursales y oficinas. El cliente tradicional y el fintech perciben estos puntos de servicios como espacios meramente transaccionales en donde encontrar una concurrencia enorme de personas, largas filas de espera, burocracia y desperdicio de tiempo.

Comparto la idea de que los puntos de servicios financieros, sucursales y oficinas deben convertirse en un espacio en donde los clientes puedan experimentar un ambiente mas amigable y confiable, en donde el cliente cuente con espacios ergonómicos y acondicionados para su convivencia de trabajo y negocios.

Este es el caso de Banco Santander en Chile, pionero en implementar el concepto de sucursales “Work/Café”, un innovador concepto de sucursal con ejecutivos y espacios de Co–Working para clientes y no clientes. Además de los espacios habilitados para trabajo de oficinas, cuenta con un café, salones de juntas y eventos en donde los clientes pueden desarrollar reuniones de negocios, hacer firmas de contratos y aprovechar la estancia en la institución financiera para canalizar en vivo la transacción deseada, asistidos por ejecutivos que fungen con el rol principal de solventar las necesidades de cada cliente.

ADEMÁS:  El blockchain aplicado en el sector financiero

Este concepto también va a acompañado con la creación de comunidades de negocios y conocimiento, en donde la institución busca propiciar las vinculaciones de negocios y el intercambio de ideas mediante conferencias, charlas y plenarias. En general, considero que este nuevo concepto de sucursales “Work/Café” se adaptan a las necesidades de los clientes y los apoya en la practicidad y movilidad que se requiere en los negocios de esta generación. Invito la banca dominicana a observar estas iniciativas.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link
A %d blogueros les gusta esto: