Periódico elDinero

El análisis de Haivanjoe

¿Pierde la economía dominicana con los días no laborables?

Haivanjoe NG Cortiñas Por: Haivanjoe NG Cortiñas 0 Compartir 8 de febrero, 2018
informalidad laboral trabajo

Un amigo de Taiwán que reside en República Dominicana me dijo que el país tiene muchos días festivos. Al preguntarle sobre cuántos habían en el suyo, no pudo dar respuesta. Como tampoco sabía, investigué y son 11, en el nuestro 12, dándome cuenta entonces que ni allá ni aquí hay muchos, más bien nos encontramos en un nivel medio; el que más tiene alcanza los 18 y el que menos posee registra 7.

El tema de los días no laborables ha sido de interés en muchos otros países al igual que en el nuestro, pero no en relación al motivo, sino a su papel sobre la economía nacional, llegando a debatirse dos aspectos, el primero, que mientras más subdesarrollado es el país, más días festivos hay, así como lo contrario y el segundo, que las consecuencias económicas son negativas por cada día que no se trabaja. En la discusión tratan de asociar los días no laborables como una de las causales del atraso.

Para construir y acercarnos a las respuestas veamos cómo se comporta la asociación referida agrupándola en tres conjuntos de países, el número 1 de los que ocupan los 10 primeros lugares como países desarrollados en el planeta, el grupo 2 los que registran la menor cantidad de días no laborables y el grupo 3 los que presentan mayor cantidad de días feriados.

Identificando los países conforme al Índice de Desarrollo Humano (IDH) 2016 que elaboró las Naciones Unidas, los 10 que están situados entre los más desarrollados del mundo son en orden de importancia, Noruega que encabeza la lista, seguido por Australia, Suiza, Holanda, Estados Unidos, Alemania, Nueva Zelandia, Canadá, Singapur y Dinamarca.

De los países con el IDH más elevado algunos se encuentran dentro de los que tienen menos días no laborables en el mundo como Dinamarca con 7; Noruega, Australia y Suiza con 8 días cada uno; sin embargo, Alemania tiene 15, entre los que tienen más días no laborables, seguido de Holanda con 12, Nueva Zelandia 11, Estados Unidos, Canadá y Singapur 10, éstos últimos 6 territorios soberanos se sitúan en el nivel medio de los países con días no laborables.

Las 10 naciones del planeta tipificadas con muy alto IDH por incorporar en forma integral elevados niveles de progreso en variables multidimensionales de las áreas sociales, salud, educación y economía, el PIB, no muestran un comportamiento homogéneo que asocie desarrollo con baja cantidad de días festivos.

El segundo grupo de países correspondientes a los que tienen menos días no laborables se encuentran México con 7, el menor de ellos en el mundo, continúa Inglaterra con 8 que ocupa la posición 16 del IDH, Holanda y Hungría también con 8 y Serbia 9. Pese a la condición de los países con menor cantidad de días no laborables, aparentemente privilegiada, no están ubicadas entre las naciones de muy alto IDH, como son los casos de Hungría en el lugar 43, Serbia en lugar 66 y México la posición número 77, los tres tipificados con IDH alto.

En contraposición está el tercer grupo de naciones que cuentan con la mayor cantidad de días no laborables en el mundo, como Colombia con 18, teniendo dentro del ranking del IDH el lugar 95, seguido de Argentina con 16 y la posición 45 del IDH y Chile con 15 para el número 38 dentro de la ubicación en el IDH, los tres situados como altos.

En el caso de República Dominicana que tiene 12 días no laborables, ocupa el lugar número 99 de los 188 países que conforman el IDH de las Naciones Unidad para 2016.

La evidencia encontrada en el conglomerado de los tres grupos de países permite al menos descartar que la relación desarrollo económico con pocos días no laborables, como una asociación de verdad absoluta, de manera que, los hallazgos indican que la presunción es más mito que realidad.

Respecto a la pregunta de qué tan cierto es que los días no laborables en una nación afectan a su economía el examen muestra lo siguiente:

Probablemente la forma más simple y básica de medir el valor económico nominal de un día es a través del tamaño del PIB a precios corrientes, el que a diciembre de 2017 se situó en RD$3,556,755 millones. De asumirse los días de un año calendario para el caso de la economía nacional el valor sería de RD$9,750 millones y si es en base a los días laborables, los 5 de 7 que tiene la semana, el monto ascendería a RD$13,635 millones.

Conocido el dato del valor económico de un día, más el de los días no laborables, podría pensarse que un día festivo resulta una pérdida para la economía dominicana debido a que la población ocupada en los sectores formales e informales dejaría de producir y al tener el país 12 días no laborables la pérdida total por ese concepto ascendería a RD$163,620 millones al año.

Sin embargo, un examen detallado conduciría a considerar que habría muy poco impacto negativo sobre el PIB, habida cuenta que las unidades productivas de los distintos sectores de la economía nacional en forma anticipada conocen los días no laborables, no sólo porque están contemplados por ley, sino porque además el Ministerio de Trabajo lo da a conocer antes de concluir cada año, permitiendo de esa forma incorporar los feriados en sus planes de metas de producción; llevándolos a neutralizar o mitigar el eventual efecto negativo.

De incorporarse el factor del sector informal de la economía que asciende a 35.0% del PIB, la reflexión habría que realizarla tomando en cuenta esa particularidad anterior, misma que no se caracteriza por planificar o programar sus actividades productivas, razón suficiente para considerar que tiene posibilidades de recibir un impacto negativo por los días dispuestos como no laborables.

Para el caso del valor del PIB informal podría situarse en RD$1,245,564 millones, empero no todas las unidades productivas informales dejan de laborar los días feriados, en razón de que ese sector opera haciendo una economía del día a día y no pueden darse el lujo de quedar inactivos, entre otras razones por su carácter de subsistencia; por otro lado se beneficia del feriado para aumentar sus ventas, aprovechando el vacío temporal que dejan los formales.

Esas atenuantes en el sector informal hacen generar un efecto neutro, una mitigación de los impactos o un valor agregado en su actividad productiva y comercial, causales que llevan a considerar que el previsible efecto negativo de los días no laborables sobre el sector informal de la economía no se produzca, al menos en el tamaño de la magnitud que podría pensarse.

Otro factor a contemplar es la articulación que dentro del sector formal alcanza la actividad del turismo interno, que se potencializa en los días feriados al desplazarse una gran cantidad de personas a distintos lugares, haciendo que la demanda y consumo aumenten por ese concepto, produciendo un efecto expansivo contrario al acontecido en el resto de la economía a consecuencia de los días no laborables.

Aunque este examen en términos numéricos no considera los días laborables que se transforman en puentes y los hacen no laborables de manera extra oficial, este factor genera efecto negativo sobre la economía, debido a los costos que implica para los empleadores ante un escenario de no actividad productiva; de igual forma acontece con los días que son declarados de huelga laboral o paro.

Conforme a las evidencias teóricas y empíricas no parece tener sustento la creencia de que los días no laborables tengan un impacto negativo sobre la economía nacional.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link
A %d blogueros les gusta esto: