Periódico elDinero

Institucional

Inglaterra, República Dominicana y oportunidades de negocios en el Caribe

0 Compartir 26 de octubre, 2017
relacion comercial inglaterra rd

El intercambio comercial entre República Dominicana y el Reino Unido (UK) significó un total de US$1,251.4 millones en cinco años (2012-2016), de los cuales US$625.2 millones constituyeron exportaciones dominicanas. Específicamente, en el 2016 el total de las exportaciones dominicanas al Reino Unido alcanzaron la cifra de US$144.1 millones, de los cuales un total de US$61.2 millones provinieron de las industrias nacionales. UK es el sexto mercado de nuestras exportaciones, pero apenas representa un 1.5% del total.

El Reino Unido es una potencia comercial. Es, además, uno de los centros financieros de Europa (la segunda economía europea después de la alemana). Un reporte del 2016 lo ubica en la doceava posición global en emisiones de Inversión Extranjera Directa, con un total de US$52 billones.

Además, su cooperación financiera es muy activa. Actuando a través de su Agencia de Financiamiento para las Exportaciones del Reino Unido (UKEF-por sus siglas en inglés), ha puesto a disposición del Gobierno dominicano facilidades financieras por un tope de 500 millones de libras esterlinas para financiar la obtención de bienes y servicios de origen británico para la implementación de proyectos de infraestructura.

República Dominicana está siendo colocada como una referencia en el Caribe para la inversión extranjera directa. Una pregunta que surgió en la VI Semana Dominicana en el Reino Unido recién celebrada es si se justifica este interés en la inversión en una pequeña isla del Caribe, en su infraestructura, su industria, sus empresas productivas.

En esta semana participaron representantes del sector empresarial, gubernamental y cuerpo diplomático de ambas naciones: Alan Duncan, ministro de Estado del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones para Europa y las Américas; Greg Hands, ministro de Estado de Comercio e Inversión; Hugo Swire, vicepresidente del Consejo de Inversiones de la Mancomunidad; Federico Cuello, embajador dominicano en Londres; José A. Rodríguez, presidente de la Cámara Británica de Comercio; Nelson Toca, ministro de Industria y Comercio; representantes del Centro de Exportación e Inversión de República Dominicana (CEI-RD); así como una delegación de la AIRD y CONEP encabezada por Campos De Moya, Circe Almánzar, César Dargam, Yandra Portela y Ligia Bonetti, entre otros.

Aproximadamente el 3% del turismo extranjero proviene del Reino Unido. Grandes empresas inglesas están presentes en el país, por si o en alianza, como Unilever, United Brand, Dewar’s, Generadora San Felipe, de Puerto Plata.

El Reino Unido constituye la quinta fuente de inversión extranjera directa en el país, sobrepasando los US$1,000 millones.

Esta es una importante dinámica comercial, de inversión que se ve fortalecida por una importante puerta que se abre en República Dominicana para un intercambio comercial que vaya más allá de la relación directa entre las dos naciones.

República Dominicana tiene una localización geográfica privilegiada. Se encuentra en el centro de las rutas hacia América y en ruta hacia Europa y Estados Unidos. La visión: convertir al país en el hub comercial de la región, aprovechando al máximo su localización estratégica: un centro desde el cual las grandes empresas puedan suplir los mercados de la región.

Al país lo rodea un gran mercado. Un billón de personas a 9 horas de vuelo. 200 millones de personas en la cuenca del Caribe, un PIB posible de US$25 trillones. Además, es la economía número uno de Centroamérica y el Caribe, con las posibilidades de incrementar su influencia y relevancia comercial regional.

Ubicada en el centro de las Américas, es también el centro de las principales rutas de comercio y de los pocos países que tiene acuerdos de libre comercio con Estados Unidos y Europa simultáneamente.

El convertir el país en centro productivo y comercial facilita el que haya una mayor cobertura de aerolíneas de carga y líneas navieras, que puedan reducirse los costos de los fletes por la competencia entre líneas, lo cual también beneficiará a la industria dominicana.

Por otra parte, para economías como la del Reino Unido, constituyen una ventaja para el comercio con el Caribe. Las naciones caribeñas son pequeñas en el tamaño de sus mercados.

Sin embargo, las grandes empresas pueden ubicar un centro de distribución de sus productos terminados en República Dominicana, incrementando la posibilidad de alcanzar un mercado que supera los 40 millones de habitantes y que puede ser abastecido desde República Dominicana.
República Dominicana ha mejorado su reputación en este aspecto. Un informe del Banco Mundial (2014) señala que República Dominicana supera a todos los países firmantes del DR-Cafta, y a Jamaica, en el Índice de Conectividad Marítima.

El desarrollo logístico también constituirá un apoyo al desarrollo en nuestro país de nuevos clústeres manufactureros y servicios, estableciendo una cadena de suministro y producción, y de esta manera ayudando a abrir el paso a manufacturas de mayor valor agregado. La inversión en esta dirección debe visualizarse especialmente como una forma de fortalecer las exportaciones, el desempeño exportador. No se trata sólo de promover las exportaciones, sino de fomentarlas, sobre todo fortaleciendo la posibilidad de que cada vez más contemplen un mayor valor agregado, riqueza que se quede en el país y que no simplemente haga una escala para seguir su viaje.

República Dominicana tiene todo lo necesario y los inversionistas del Reino Unido lo saben: infraestructura portuaria y aeroportuaria de clase mundial, robusto sistema interno de carretas, brazos abiertos a la inversión extranjera –aunque hace falta fomentar la inversión extranjera que fortalezca las exportaciones-, mercados importantes ya conectados mediante tratados de libre comercio, conexión directa a más de 29 destinos en el Caribe… es decir: todo un potencial para buenas inversiones, buenos negocios.

La visión estratégica de convertir el país en el hub del Caribe es una visión posible, vinculada al desarrollo industrial. Se trata, para sintetizarlo en una frase, de “transformar nuestra influencia local en influencia regional”. El Reino Unido y todos aquellos que quieran invertir en este proceso, son bienvenidos.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link