Periódico elDinero

La Escuela Económica

El valor monetario de cada día laboral

Esteban Delgado Por: Esteban Delgado 0 Compartir 21 de septiembre, 2017

De acuerdo con los textos de economía básica, el producto interno bruto (PIB) tiene diversas definiciones, pero todas se pueden resumir en el hecho de que se trata del valor monetario de la producción de bienes y servicios de un país en un período determinado, generalmente un año.

Entonces, cuando hablamos de la economía medida por el PIB, nos referimos a los bienes y servicios que se produjeron en el país durante un año.

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda, a julio de este año el PIB tenía un tamaño monetario equivalente a US$74,124 millones. No está demás decir que es el PIB, es decir la economía, más grande de la región del Caribe y de Centroamérica.

Entonces, si dividimos el año en sus 365 días, asumiendo que todos fueran laborales y que no hay feriados, podríamos sacar un promedio para determinar que cada día en el país la producción de bienes y servicios asciende a US$203 millones, los cuales, a la tasa de cambio actual, equivalen a RD$9,692.5 millones.

Ahora bien, si consideramos que legalmente la jornada productiva laboral del país es de 44 horas a la semana, es decir, cinco días y medio, se puede determinar que cada semana hay un día y medio sin labores. Lo anterior indica que de los 365 días del año hay al menos 78 en los que no se trabaja, por lo que los días laborales y productivos del año ascienden a 287.

Tomando ese dato como referencia, se puede determinar que la producción nacional de bienes y servicios asciende a US$258.2 millones por cada día laborable, un monto equivalente a RD$12,321.8 millones.

Asumiendo que la presión tributaria en el país (el porcentaje del PIB que recibe el Estado como cobro de impuestos) es de 14.5%, se determina que cada día laborable de producción de bienes y servicios representa ingresos para el fisco por RD$1,786.6 millones.

El dato no está lejos de lo estimado en el Presupuesto Nacional, pues el Gobierno estima ingresos por RD$539,000 millones para este año y cuando se multiplican RD$1,786.6 millones por los 287 días laborales el resultado es RD$512,771.7 millones en un año. Una diferencia mínima frente a lo estimado.

Amigos lectores, esos RD$1,786.6 millones es lo que deja de percibir el Estado cada día que se declara feriado o no laborable por una razón u otra. Por ejemplo, cuando hay una amenaza de huracán o tormenta y el Gobierno decide suspender todas las labores, automáticamente está dejando de percibir por lo menos RD$1,786.6 millones, que pudieran ser difícil de recuperar en los días siguientes.

Lo mismo ocurre si se produce un movimiento social de huelga o paro de labores que implique la suspensión de todas las actividades productivas de bienes y servicios del país.

De ahí la importancia de la estabilidad socio política de un país, pues cuando se vive en un ambiente de inestabilidad e irregularidad en la operatividad del Estado y del sector privado, se producen pérdidas millonarias para ambas partes, más para una que para otra, pero al final todo se resume en pérdidas que ninguno desea.

República Dominicana tiene la ventaja de que, aun con una democracia imperfecta, cargada de injusticias sociales, asomo de corrupción y hasta de impunidad, todavía cuenta con niveles de seguridad ciudadana relativamente aceptables y estabilidad social y política que garantizan la continuidad ininterrumpida de la producción de bienes y servicios suficientes para mantenerse como líder en crecimiento y a la vez como la más grande economía de la región.

La preservación de esa estabilidad socio política debe ser una meta constante de los actores políticos, sociales y económicos del país, por lo que no está de más la vigilancia que ejerce la sociedad sobre el Gobierno, así como los reclamos en procura de medidas que eviten el crecimiento de la delincuencia, el deterioro de la institucionalidad y los escándalos de corrupción.

Sin embargo, se debe tener cuidado con la forma, ya que se salen de lo razonable y bien intencionado los pedidos de renuncia del Presidente de la República o de su sometimiento a la Justicia. Esas ideas sólo provocarían una inestabilidad que nadie desea en estas circunstancias.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link