Periódico elDinero

Cine financiero

Agustín Cortés: “Necesitamos una ley de cine más equitativa” El cineasta considera que República Dominicana debe pensar en salas de proyección

Yulissa Álvarez Por: Yulissa Álvarez Santo Domingo 0 Compartir 14 de agosto, 2017
agustin cortes ley de cine

La preocupación por una legislación equitativa motiva el planteamiento de una revisión a la Ley 108-10 para el Fomento al Desarrollo del Cine Dominicano, la cual ya tiene seis años en vigencia. Al aplicar un texto de su naturaleza, existe la posibilidad de lograr muchos aciertos y cometer errores, razón por la que el profesor, cineasta y fotógrafo Agustín Cortés considera preciso su revisión, “porque hay criterios que deben ser analizados para implementar otros conceptos que sean más convenientes y favorecedores de un sector donde la incidencia sea mayor”.

“Un cineasta no puede hacer cinco películas al año y otro hacer una sola. La ley se está aplicando de manera contraria a su intención, la cual es promover el cine dominicano”, dice.

Otro de los planteamientos de Cortés es que a pesar de que la ley deja beneficios económicos al Estado, en el Sur no hay una sola sala de exhibición cinematográfica. “De San Cristóbal a Pedernales no hay una sola sala de cine; en San Juan de la Maguana tampoco hay una y estas son dos de las cinco primeras provincias en cantidad de población y ejercicio de votantes, así que como no hay una sala de cine en estas provincias”, señaló.

Plantea que el Estado tiene que asumir esa responsabilidad con los recursos económicos que la ley genera anualmente y crear un circuito estatal de salas de cine, porque mientras más boletas se vendan, el país tendrá más recursos para invertir en nuevos cineastas y para engrandecer el cine local.

Cortés destaca que los objetivos de instalar una sala de cine en estos sectores es educar, llevar las artes y fomentar el crecimiento cultural de esas comunidades. “Si instalas una sala de cine estamos hablando de la creación de empleo de un grupo mínimo de 10 personas y además de eso las personas que venden fuera se benefician”.

Al hablar de las recaudaciones del cine dominicano, el gestor cultural y exprofesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) sostiene que no hay una producción propia que haya recuperado la inversión. “Lotoman, por ejemplo, tuvo un costo de producción de RD$92 millones y una recaudación de RD$52 millones”.

Cortés destaca que resulta vital conocer la inversión de la producción de cada película, para determinar la salida de la taquilla en el retorno de los fondos invertidos por el incentivo fiscal de la ley de cine. Las recaudaciones en las taquillas se reflejan de forma global pero no se visualiza la inversión de cada filme. Un factor que afecta las recaudaciones es la falta de exhibición fuera del país en parte por falta de un departamento de mercadeo en la Dirección General de Cine (DGCine).

“El cine dominicano está perdiendo recursos económicos porque no se exhibe de forma comercial fuera del país. La DGCine no tiene un departamento de mercadeo, publicidad y promoción del cine dominicano, lo que implicaría más recursos económicos para crear el entorno comercial que el cine necesita”.

Cortés destaca, que otro detalle que se observa en el organigrama de la DGCine es la falta de un departamento creativo y técnico que valore la película a través de su propuesta y que analice el guion. “No hay un departamento creativo en un dirección general que es creativa”, insiste.

Aspectos a considerar en una modificación a ley de cine

Dentro de los programas de educación organizados por la DGCine, ninguna academia cinematográfica del país recibe fondos para preparar mejor la enseñanza de los nuevos cineastas, asegura Agustín Cortés. Entiende que factores como ese deben ser considerados en una modificación a la ley. La formación a nivel universitario o técnico superior de cine resulta vital en un país que persigue desarrollar su industria cinematográfica, sostiene.

Con relación a la construcción de salas de cine, los inversionistas están exonerados de los impuestos cobrados por emitir los permisos de construcción, incluyendo los actos de compra de inmuebles, durante un período de cinco años a partir de la vigencia de la ley.

Las exoneraciones también abarcan los impuestos de importación, así como tasas, derechos, recargos. Se benefician incluso con el Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y de Servicios (ITBIS).

En 2016 se estrenaron 20 películas dominicanas, según la Dirección General de Cine.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link