Periódico elDinero

Mercado global

México presenta sus prioridades para renegociar acuerdo de libre comercio con EEUU y Canadá Buscará avanzar hacia un comercio regional "inclusivo y responsable"

Agencia EFE Por: Agencia EFE México 0 Compartir 2 de agosto, 2017
secretario de economía de mexico, ildefonso guajardo

Archivado en:


México presentó este miércoles sus prioridades en la negociación del TLCAN, puntos intocables como evitar la reinstauración de aranceles que afecten sus exportaciones, la participación activa de las tres naciones y la expansión del comercio para balancear el déficit.

Dio a conocer cuatro ejes temáticos que, de acuerdo con un informe enviado al Senado, son “indispensables para fortalecer la posición de México” en la economía global y “extender los beneficios” del libre comercio.

En primer lugar, se ha de fortalecer la competitividad de la región. “Estamos definiendo la estrategia para asegurarnos que podemos integrar mayores y más fuertes cadenas de valor”, indicó el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, en una rueda de prensa.

El ministro apostó por un análisis de las llamadas reglas de origen, que son los criterios necesarios para determinar la procedencia nacional de un producto.

Además, México buscará avanzar hacia un comercio regional “inclusivo y responsable”, que avance hacia “nuevos estándares de tratados internacionales”, contemplando temas como el medio ambiente, la transparencia o el ámbito laboral.

“Los trabajadores deben también ser incluidos en los beneficios de un acuerdo comercial”, indicó Guajardo, detallando que el nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, en vigor desde 1994) incluirá específicamente un capítulo sobre el tema laboral, mientras que en el pasado, este punto apareció en un pacto paralelo.

El tercer eje prioritario pasa por “aprovechar las oportunidades de la economía del siglo XXI”. Por ejemplo, en la economía digital o el sector energético.

Por último, la Secretaría de Economía (SE), artífice del documento, instó a promover la certidumbre del comercio y las inversiones. “En ello, juegan un rol crucial los mecanismos de solución de controversias que a lo largo de más de dos décadas han probado su efectividad”, dijo.

México también definió sus razones para negociar y aquellos puntos que no tolerará.

Algunos chocan con varios temas expuestos en alguna ocasión por el jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, como el restablecimiento de aranceles.

“México no aceptaría la reimposición de aranceles, cuotas u otros mecanismos que restringieran las exportaciones mexicanas a EE.UU.”, establece el documento.

La nación latinoamericana buscará una modernización del convenio bajo la premisa de que se “deben considerar los intereses de las tres partes”.

Con la publicación de estas bases de negociación, México se pone a la par de Estados Unidos, que hizo lo mismo a mediados de julio, lo que provocó que el Ejecutivo mexicano recibiera críticas por estar supuestamente poco preparados.

La Casa Blanca hizo hincapié en la búsqueda de un mayor acceso de sus bienes a México y Canadá y, sobre todo, en la reducción del déficit comercial.

Al hablar de este último punto, Guajardo aludió a premios nobel y aseguró que no pretendía “ser pedagogo”, pero remarcó: “Cualquier movimiento para tratar de fortalecer y rebalancear la relación comercial solo puede ser a través de la expansión del comercio, y no a través de la restricción”.

A 14 días del inicio de negociaciones, México dio hoy muestras de la ambivalencia con la que se prepara para la cita, condicionado por el tornadizo temperamento de Trump.

“Aquí vamos juntos los tres países (…) para un acuerdo que nos sirva para ganar-ganar-ganar”, señaló optimista Guajardo en la presentación del equipo negociador.

Kenneth Smith, representante de la Secretaría de Economía en la embajada de México en Washington D.C., será jefe de la negociación técnica y Salvador Behar, director general para América del Norte de la SE, el jefe negociador adjunto.

Juan Carlos Baker, actual subsecretario de Comercio Exterior de la SE, ejercerá como supervisor.

No obstante, el documento presentado al Senado por el mismo ministerio reconoce la posibilidad de un futuro más funesto para México, que destina más del 80 % de sus exportaciones a Estados Unidos.

“No es posible descartar que Estados Unidos decida dejar de ser parte del TLCAN”, indica el texto, que apuesta por trabajar desde ya en una “agenda comercial” que busque diversificar el comercio y reforzar otros convenios comerciales.

“México debe estar preparado”, concluye.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link