Periódico elDinero

Palestra económica

Edesur, Edenorte y Edeeste ¡Caramba!

Jairon Severino Por: Jairon Severino 0 Compartir 24 de julio, 2017

Edesur, Edenorte y Edeeste, las tres empresas distribuidoras de electricidad (EDE), compiten en niveles de irresponsabilidad, falta de respeto por los clientes, sean formales o no, y hasta por alcanzar el mayor grado de desconsideración con las finanzas del Estado.

Son empresas que en vez de actuar como tales, a juzgar por sus resultados financieros y la calidad del servicio que ofrecen, constituyen una antítesis de lo que debería ser una gestión transparente y apegada a los estándares más elementales de administración.

Como en sus mejores tiempos, y sin ninguna explicación aparentemente lógica, han arreciado los cortes en el servicio. En un lenguaje más llano es preciso llamarles apagones a las molestosas interrupciones hasta en los circuitos dizque 24 horas. ¿Y qué decir de las protestas que han reaparecido en sectores de clase media y baja, independientemente de que paguen o no el servicio, de que sean circuitos A o B, o lo que fuera? Hay que decirlo en lenguaje llano: nadie ha dado pie con bola en la gestión comercial de las distribuidoras. ¿Por qué? La respuesta quizá está en la punta de la lengua, pero pocos se atreven a darla.

¿En qué se han convertido las EDE? Nacieron con el pecado original: el clientelismo que ha sido dañino en muchas de las empresas del Estado. El otro pecado es la falta de transparencia. ¿Quién se atreve a decir cuántos contratistas tienen, cuánto se les paga, cuántos empleados tienen y por qué? ¿Para qué tener una nómina tan alta si muchas de las tareas son subcontratadas?

A lo que nada nos cuesta hagámosle fiesta, dice el viejo refrán. Parece que se viene aplicando al pie de la letra en las tres distribuidoras. ¿Por qué hay que durar seis, ocho, 12 y más meses convirtiendo un circuito a 24 horas? La respuesta no está en la falta de recursos; la razón está en la ineficiencia de todos los que han tenido en sus manos la solución definitiva al problema eléctrico. Y hay más razones. Algunas más graves de lo que podamos imaginar, que contaré en otras entregas de esta Palestra Económica.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link