Periódico elDinero

Caribbean Business

La crisis pone en jaque a la Universidad de Puerto Rico

universidad de puerto rico

El secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario, lanzó un llamado a los miembros de la junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR) a que no renuncien a sus puestos, ya que supondría un cierre de la institución y la entrega de su administración a la junta de control fiscal.

Específicamente, Rosario apuntó al presidente de la junta de Gobierno, Carlos Pérez, y el representante del interés público, Frank Catalá.

“Si esos miembros renuncian, se acaba la UPR”, sentenció el funcionario, quien advirtió que la institución podría ser puesta bajo el control de la junta fiscal. Añadió que la situación de la UPR podría hasta poner en riesgo la entrega de un plan fiscal del gobierno central, por lo menos en lo que concierne a la información financiera relacionada a la universidad que incide en el Fondo General.

“Esperamos que no afecte el plan fiscal”, dijo Rosario, quien dejó la puerta abierta a la posibilidad de que el documento que debe entregar el gobierno en o antes del 28 de febrero no incluya los números relacionados a la UPR.

En el caso del plan fiscal que debe entregar la UPR a la junta en o antes del 31 de marzo, Rosario manifestó que desde 2014, la institución debió haber tenido un plan de reestructuración para la entidad que, al día de hoy, no existe. Es en el contexto de solicitarle más información sobre su plan fiscal que se dan las renuncias de ayer, incluyendo la de la presidenta interina, Celeste Freytes, según Rosario.

Aunque la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) tiene el poder bajo su ley orgánica para intervenir en la confección del plan fiscal que deberá entregar la UPR, Rosario aseguró que “se respetará la autonomía universitaria” y que el agente fiscal ha querido solamente colaborar con la institución.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares calificó las renuncias como un acto de abandono y posibilidad de encubrimiento por parte de los renunciantes.

“Abandono total de la Universidad de Puerto Rico y puede llegar hasta encubrimiento. Porque sabemos en la Universidad hay un sinnúmero de cosas que todavía no han salido a la luz, como las Becas Presidenciales. ¿No le está curioso a usted que, en un mismo día, a apenas horas que van a hacer una propuesta, a días que se tiene que someter un plan fiscal, abandonan su deber ministerial? Esto es el acto de irresponsabilidad más grande, y orquestado, porque esto no fue a lo loco, si fueron tantas personas, fue orquestado”, expresó Rosselló en una entrevista con medios de prensa.

El gobernador señaló que asumirán control de la UPR. “Yo creo que la Junta (de Gobierno de la UPR) va a decidir presidente o presidenta. Yo fui catedrático auxiliar y profesor adjunto de la Universidad y yo respeté la autonomía universitaria, la respeté, por eso no intervine, y ellos abandonaron el barco. Vamos a tomar acción por el bien de Puerto Rico”.

Sobre el recorte de 300 millones de dólares para la UPR, Rosselló dijo que “tienen que haber recortes o aumentos en ingresos. El Estado siempre va a defender el acceso a la educación de aquel que no pueda pagar, el que no pueda pagar yo me voy a garantizar que puedan tener esa matrícula cubierta”.