Periódico elDinero

Mercado global

Rodrigo Rato, exdirector del FMI, en el banquillo por el uso de tarjetas opacas al fisco

Agencia EFE Por: Agencia EFE Madrid 0 Compartir 26 de septiembre, 2016
rodrigo rato

El exdirector gerente del FMI Rodrigo Rato se ha sentado este lunes en el banquillo por el uso de tarjetas “black” (opacas al fisco) durante su etapa como presidente de la extinta Caja Madrid, acusado de apropiarse de forma continuada del patrimonio de esta entidad.

Otros 64 directivos de esa caja de ahorros también responderán ante los tribunales junto a Rato, quien fuera todopoderoso vicepresidente y ministro de Economía de España (1996-2004)con los gobiernos de José María Aznar y Mariano Rajoy, actual presidente en funciones.

El pasado 1 de febrero, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ordenó la apertura de juicio oral por este caso al reconocer indicios suficientes de administración desleal por parte Rato, de su antecesor, Miguel Blesa, y del exdirector general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj.

A los tres se les investiga por apropiarse de forma continuada e indebida del patrimonio de Caja Madrid.

Esa entidad fue una de las siete que se fusionaron en 2011 para dar lugar a Bankia, ya presidida por Rodrigo Rato.

Esta entidad, que hizo una polémica salida a bolsa, recibió al año siguiente, 2012, unos 22.000 millones de euros de fondos públicos para hacer frente a su agujero financiero.

Sobre Rato y Blesa pesan peticiones de cárcel que van desde los cuatro y cinco años, respectivamente, que reclama la Fiscalía Anticorrupción, a los seis y diez que pide Bankia, que ejerce una acusación particular.

Asimismo, la Fiscalía pide que los acusados indemnicen a Bankia, heredera legal de Caja Madrid, y 2,69 millones de euros a Rato por los cargos que se hicieron desde su llegada a Caja Madrid hasta su salida de Bankia.

Además, el Ministerio Fiscal pide que Blesa devuelva los 9,34 millones de euros que gastaron todos los usuarios de las tarjetas opacas al fisco durante buena parte de su mandato a partir de 2003 y hasta 2010.

Entre los gastos realizados por los exconsejeros y exdirectivos de Caja Madrid destacan tres millones de euros en restaurantes, dos millones en disposiciones de efectivo, más de millón y medio en desplazamientos y viajes, más de un millón en grandes almacenes, cerca de 800.000 euros en hoteles y unos 700.000 en ropa y complementos.

La utilización de todas estas tarjetas, según los informes elaborados por Bankia, no aparece relacionada con los gastos de representación o con actividades profesionales de sus titulares.

El juicio de las tarjetas “black” de Caja Madrid se celebra en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, en las afueras de Madrid.

En nombre de los acusados, la defensa pretende que sea declarada nula la principal prueba de cargo; esto es, las hojas Excel que registraron los 15,5 millones de euros en gastos personales que las autoridades de Caja Madrid cargaron a las tarjetas entre 1999 y 2003.

El objeto de estos documentos de crédito era para gastos de representación que debían ser adecuadamente justificados.

Sin embargo, algunos de los acusados mantienen que utilizaban las las tarjetas “black” para hacer gastos personales de todo tipo porque consideraban que eran parte de su sueldo.

En las afueras del juzgado de San Fernando de Henares, a los 65 exconsejeros y exdirectivos de Caja Madrid los esperó esta mañana una manifestación de damnificados por un tipo de acciones, llamadas preferentes, que llevaron a la ruina a miles de personas.

El de Caja Madrid es el caso de corrupción que más alarma social ha generado en la España de los últimos años.