Periódico elDinero

Palestra económica

La visita sorpresa de Michel Martelly

Jairon Severino Por: Jairon Severino 0 Compartir 19 de octubre, 2015

El presidente dominicano Danilo Medina recibió la visita sorpresa de su vecino haitiano Michel Martelly. Hay quienes, borrachos de ignorancia, le han dado matices que dependerán del color del cristal con que estén viendo la realidad.

La praxis cuenta que el vecino es tu mejor amigo y familiar más cercano, aunque cuando se trata de Haití “uno nunca sabe”. Sin embargo, insistir en llevarnos bien con los haitianos, ya sea por razones comerciales, diplomáticas o de política internacional, será siempre una decisión inteligente.

Lo único cierto en la visita del presidente haitiano es que se armó en poco tiempo. Hay especulaciones respecto al lugar donde se gestó. Pero no pasarán de ser meras suposiciones.

Como dominicanos, jamás podemos perder las esperanzas de una salida salomónica a la fricción histórica que han caracterizado nuestras relaciones con Haití.

La decisión del presidente Medina de recibir a su homólogo Martelly fue atinada. Sin embargo, hay que estar alerta ante cualquier posible triquiñuela (como de costumbre) de que podamos ser objeto. Si algo serio han demostrado los haitianos, por lo menos la cúpula política, es que sabe jugar dos o tres caras al mismo tiempo.

La solidaridad que hemos demostrado los dominicanos no ha bastado para convencerlos de que nuestro objetivo con ellos es ser buenos vecinos. Y lo hemos sido. Las pruebas están en la historia reciente.

Aún no sabemos las razones por las que el presidente haitiano quiso reunirse con Medina. Martelly logró que nuestro país devolviera el embajador y la posible visita de nuestro jefe de Estado a Puerto Príncipe, al mismo lugar de donde Leonel Fernández tuvo que huir por una agresión que pudo terminar en tragedia.

Le quiero pedir a mi Presidente, al de todos los dominicanos, que lo piense muy bien antes de visitar Puerto Príncipe, por lo menos por ahora.