Periódico elDinero

Destacado

El precario servicio de agua “potable” en República Dominicana

Panky Corcino Por: Panky Corcino Santo Domingo 0 Compartir 24 de junio, 2020
agua grifo

Aunque algunas cifras oficiales apuntan a que el 84.5% de las viviendas de República Dominicana cuenta con acceso a “agua corriente”, servida por una red de acueductos gubernamentales que pregonan un alto nivel de potabilidad, el mismo Estado calcula que el 91.5% de los hogares debe comprar el líquido para beber en botellones sellados o a granel a pequeños camiones cisternas.

De un total de 2,102,178 hogares, el 79.2% (1,665,009) compra agua en botellones y el 12.3% (258,488) a los camioncitos repartidores, según el Tercer Estudio Socioeconómico de Hogares (3ESH 2018), del Departamento de Análisis de Información Socioeconómica del Sistema Único de Beneficiarios (Siuben), el cual toma en consideración cifras válidas para enero de 2020.

Los hogares dominicanos compran el líquido que consumen, pese a que la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) pregona que maneja un índice de potabilidad de 98% o a que el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillado (Inapa), que cubre una gran parte del país, alega que el año pasado lo mantuvo entre 77% y 86%.

La baja confianza en la calidad del servicio se refleja en el hecho de que solo el 5.6% de los hogares, equivalente a 98,075, bebe el agua del acueducto: 1.4% (9,534) dentro de las casas, 3.2% (67,954) en el patio y 1% (20,587) de una llave pública.

Un total de 25,472 hogares (1.2%), beben el agua colectada de las lluvias, mientras 15,521 (0.7%) lo hacen de un manantial, río o arroyo y 13,668 (0.6%) de un pozo, según el 3ESH 2018.

procesadora de agua

El 66.5% de los hogares del grupo socioeconómico bajo usa agua embotellada.

Algunas cifras que recogen los diversos estudios estatales son desalentadoras. El Índice de Pobreza Multidimensional de República Dominicana (IPM-RD) plantea que el 21.4% de las viviendas del país carece de instalaciones para agua corriente por tubería conectada a la red pública, lo cual implica que 680,955 familias deben lidiar con “el problema de no tener agua potable disponible en la comodidad de sus casas”.

“Este es un hecho relevante porque la falta de dicho servicio puede causar problemas de salud dada la necesidad del referido líquido para la higienización y otras labores en el hogar”, advierte el IPM-RD, publicado en 2017 por el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales.

Destaca que la problemática se agrava cuando las familias reciben el servicio fuera del hogar o de otras fuentes alternativas, así como la cantidad de días en que les llega menos de cuatro veces a la semana.

“Este indicador considera que la importancia no radica solo en contar con el servicio sino también que esté disponible para ser utilizado de manera adecuada y continua. Es importante aclarar que un hogar que reciba el agua de fuentes alternas al acueducto queda automáticamente categorizado como privado”, explica.

Recuerda que en su acápite 2.5.2, la Estrategia Nacional de Desarrollo puntualiza la importancia de contar con servicios de agua potable y saneamiento de calidad, al indicar que es de prioridad nacional el “Garantizar el acceso universal a servicios de agua potable y saneamiento, provistos con calidad y eficiencia”.

Plantea, al analizar las Tasas de Privación No Censuradas, las cuales representan el porcentaje de hogares que están privados en cada indicador a nivel nacional, que el 59.4% de los hogares está privado del acceso a agua. Mientras, las Tasas de Privación Censuradas, que el porcentaje de hogares multidimensionalmente pobres que sufren las privaciones en cada indicador, el número se coloca en 22.9%.

La mayoría de los hogares deben comprar agua para lavar y cocer alimentos. /ARCHIVO

El estudio del Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales, que encabeza la vicepresidenta Margarita Cedeño, mide el “acceso a agua corriente”, una categoría que en República Dominicana no se puede asumir como “acceso a agua potable”, ya que la mayoría de los hogares deben comprar el líquido para ingerir y, en algunos casos, hasta para lavar y cocer alimentos.

También, la Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (Enhogar-2016) observa la problemática, al arrojar que, para beber, en el 83.8% de los hogares se utiliza el agua de “botellón procesada”; mientras que sólo un 5.7% la obtiene del acueducto, tanto si está fuera como dentro de la vivienda.

“Los diferentes medios que utilizan las personas para abastecerse de agua para beber tiene una importante repercusión en su salud”, señala la Enhogar-2016. “Existen enfermedades cuyo vector de transmisión es el agua contaminada, producto, por ejemplo, de inadecuadas fuentes de abastecimiento y el posterior consumo humano”.

El 66.5% de los hogares del grupo socioeconómico bajo usa agua embotellada, mientras en el grupo alto lo hace el 94.6%, dice la encuesta basada en una muestra probabilística que cubrió 23,246 hogares, en 25,056 viviendas seleccionadas.

En julio de 2016, el Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (ProConsumidor) encuestó a 381 personas mayores de 18 años de edad residentes en las provincias Santo Domingo, San José de Ocoa, Hato Mayor, San Francisco de Macorís y Barahona.

El sondeo arrojó que el 83% de los encuestados consumía agua embotellada y el 90% mantenía esa práctica desde hacía más de 5 años.

Además, que el 71% utilizaba el agua embotellada para beber y cocinar y que el 42% consumía de 2 a 4 botellones por semana.

botellones de agua

El sondeo arrojó que el 83% de los encuestados consumía agua embotellada.

El Gobierno dominicano reconoce sus debilidades. “En República Dominicana, los sistemas de abastecimiento de agua potable resultan muy vulnerables debido al modelo de gestión aplicado para ejecutar el servicio; por limitaciones en la planificación, diseño y construcción; por la injerencia de la política coyuntural al afectar la calidad del servicio medido con instrumentos fiables; y por el marcoinstitucional confuso”, plantea el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD).

El documento “Contexto actual del agua en la República Dominicana”, presentado por el MEPyD en Brasilia durante el Octavo Foro del Consejo Mundial del Agua, celebrado en marzo de 2018, plantea que el país cuenta con 1,272 acueductos, de los cuales el 36% eran operados por empresas públicas y 64% por organizaciones comunitarias, ONG y juntas de vecinos.

El MEPyD cuestiona el hecho que bajo la responsabilidad de esas “organizaciones no especializadas” operen 829 pequeños acueductos de hasta un litro por segundo (lps). “La población servida es de 1.04 millones de habitantes debido a las limitaciones de las prestadoras públicas”, añade.

El Inapa y las corporaciones conocidas como “coras” administraban 452 acueductos al servicio de 9.36 millones de personas, tanto de la zona urbana como de la rural.

El ingeniero Roberto Castillo Tió, del MEPyD, explica que los 452 acueductos tienen una demanda de 25 metros cúbicos por segundo (m3/s) y una producción de 45 m3/s.

“Los acueductos que manejan las juntas de vecinos y las ONG tienen una demanda de 0.78 m3/s. La capacidad instalada del país es de 62 m3/seg, esto quiere decir la capacidad de producir agua potable, que es el resultado de un proceso o tratamiento industrial”, dice Castillo Tió.

Los acueductos del país también confrontan problemas con sus fuentes de abastecimiento, tal como refleja la última memoria de la CAASD. “Durante el año 2019 el país presentó condiciones de sequía, las cuales trajeron como efecto la disminución de los caudales de las fuentes de abastecimiento, provocando que la producción diaria promedio fuera de 373 MGD (millones de galones por día), un 10% menos que el año anterior”.

La CAASD resalta que tuvo que corregir más de 18,000 fugas en las redes de distribución y debió realizar más de 44,000 viajes de reparto de agua en camiones cisternas.

El agua en el Presupuesto 2020

El 21.36% de los fondos presupuestados para el Ministerio de Salud Pública en este 2020 están destinados a nueve dependencias enfocadas en ofrecer servicio de “agua corriente” y de alcantarillado a los hogares de República Dominicana.

Salud Pública tenía asignado, antes de la crisis sanitaria asociada al covid-19, un total de RD$75,797.8 millones, de los cuales RD$16,196.2 millones irían a nueve entidades del sector agua potable.

El Presupuesto complementario incluye un aumento de RD$4,689.9 millones en las apropiaciones en gastos y aplicaciones financieras del Ministerio de Salud Pública, la dependencia oficial que encabeza la lucha médica contra la pandemia del covid-19.

La CAASD concentra el 45.9% de los fondos presupuestados para el sector agua “potable”, con un monto de RD$7,434.3 millones, aunque su asignación resulta menor en RD$969.7 millones, un 11.5% menos, a los RD$8,404.01 millones que manejó en 2019.

corporación del acueducto y alcantarillado de santo domingo

La CAASD tiene en carpeta para la “Ampliación Acueducto Oriental, Barrera de Salinidad” una inversión de RD$964 millones de un financiamiento de RD$5,209.6 millones contratado.

Para 2018 la empresa estatal tenía registrados 374,431 clientes a los que facturó 271.3 millones de metros cúbicos de agua, por un total de RD$1,594.3 millones (a RD$5.88 el metro cúbico), pero solo recabó RD$951.4 millones, el equivalente al 57.7%, según cifras presentadas por la Oficina Nacional de Estadística (ONE).

La CAASD tenía entonces 305,335 clientes residenciales, 25,197 comerciales, 956 industriales, 1,757 oficiales y 41,186 mixtos, según los datos oficiales.

La modificación del Presupuesto Nacional plantea que el proyecto “Ampliación Acueducto Oriental” podrá contratar un financiamiento por hasta US$97.3 millones.

Al mismo tiempo, plantea que el Inapa y la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Moca (Coraamoca) podrán concertar un préstamo por US$43.5 millones para mejorar el servicio en Moca y Gaspar Hernández, en la provincia Espaillat.

Menos para el Inapa

Para este año el Inapa recibió una programación de RD$6,225.6 millones, un monto equivalente al 38.5% de los fondos destinados a las entidades de su área y un 20.4% menos que los RD$7,822.5 millones que requirió al Gobierno para sus ejecutorias.

En 2019 la dependencia oficial solo recaudó RD$880 millones, a penas un 12.2% de los RD$7,199.1 millones que el Gobierno le asignó ese año en el Presupuesto Nacional.

Según su memoria anual, la entidad tiene un área de cobertura con una población de 4,235,416 de habitantes, de 25 provincias, incluyendo algunas áreas rurales de Santiago.

Resalta que mejoró el acceso al agua potable con relación a 2012, al aumentar la cobertura en su zona de influencia de un 69% a un 75%, con un aumento de 5.12 m3/seg (40.38%) en su potabilización de agua, al pasar de 12.68 m3/seg a 17.8 m3/seg en 2019.

“Se ha depurado más del 30% de la base de datos de clientes. La misma contenía 15,000 contratos activos registrados cuando los clientes reales eran 5,000”, resalta el Inapa, entidad que programó para este año 31 proyectos de inversión, por un valor de RD$4,101.4 millones, de los cuales RD$1,597 millones provienen de “Fondos Generales”, RD$2,000 millones de fuentes externas (bonos globales), RD$107.1 millones de préstamos del exterior y RD$397.3 millones de donaciones.

El Inapa asegura que depuró más del 30% de la base de datos de clientes, la cual contenía 15,000 contratos activos cuando los reales eran 5,000. Su número de empleados era 5,530.

La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Corasaan) tiene programado un presupuesto de RD$1,261.9 millones. La de La Vega tuvo RD$393.6 millones y la de Puerto Plata RD$388 millones.

Para la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de La Romana el Gobierno asignó este año RD$170.7 millones; para Moca, RD$146.6 millones; para Boca Chica, RD$95.5 millones y para Monseñor Nouel, RD$80 millones.

Mientras, el MEPyD planificó un monto de RD$32.1 millones para el “Mapeo, diagnóstico y planificación de los sistemas y servicios de agua y saneamiento, gestión de agua y saneamiento, y construcción, ampliación y/o mejoras de la infraestructura de servicios de agua potable y saneamiento”.

También el Ministerio de Medio Ambiente tiene una asignación de RD$2,580.2 millones para el “manejo sostenible de recursos no renovables, de los suelos y las aguas”.

Las leyes fluyen lentas por las tuberías del Congreso

El Senado de República ya aprobó, al principio de este mes, el Proyecto de Ley de Agua de la República Dominicana sometido por el senador Félix María Nova Paulino, de la provincia Monseñor Nouel.

El proyecto que discute hace varios años, había perimido en al menos ocho ocasiones, según las informaciones del propio Senado. Las discusiones sobre la iniciativas enfocan con frecuencia el costo del agua, el uso del recurso y su administración.

El ingeniero Gilberto Reynoso Sánchez, asesor del Poder Ejecutivo en materia Hidráulica, confía en que, en lo adelante, se puedan corregir “muchas severas deficiencias que tiene el proyecto aprobado”.

Reynoso Sánchez recuerda, además, que el Congreso Nacional debe conocer y aprobar una ley sectorial de agua potable y saneamiento (APS), la cual deberá regular al Inapa y las corporaciones que sirven el líquido a la población.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link