Periódico elDinero

EconoLegales

Responsabilidad del empleador pos-covid

Con la reapertura de la economía que se ha recientemente iniciado, observamos cómo las empresas empiezan el retorno paulatino a sus labores cotidianas.

Si bien es cierto que muchas empresas han podido laborar, aunque de manera parcial y con menor eficiencia, por vía remota, la labor en el lugar de trabajo asegura mayor eficiencia y productividad.

Como parte del plan de reapertura por fases a nivel nacional, la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y el Control del Coronavirus (la Comisión) ha publicado un “Protocolo General y Sectorial para la Reinserción Laboral” (el Protocolo). El Protocolo se encuentra disponible libre de costo en https://coronavirusrd.gob.do/2020/05/19/protocolo-general-y-sectorial-para-la-reinsercion-laboral/.

Una interrogante que ha surgido a raíz de la reapertura es el grado de responsabilidad que tiene el empleador en caso de que un empleado contagie el coronavirus en el lugar de trabajo.

De hecho, el artículo 97 del Código de Trabajo establece como posibles causas de dimisión del trabajador el hecho de “existir peligro grave para la seguridad o salud del trabajador, porque no se cumplan las medidas preventivas y de seguridad que las leyes establecen; Por comprometer el empleador, con su imprudencia o descuido inexcusables, la seguridad (…) de las personas que allí se encuentren”.

Como se puede observar del texto, el mismo exige que o no se cumplan medidas taxativas de seguridad, o que se conjugue una falta grosera o altamente negligente de parte del empleador.

El empleador que tome medidas razonables, especialmente en la ausencia de un criterio científico uniforme y ante una situación extraordinaria, no podría ser considerado como responsable en dichos casos, ya que ha hecho lo posible por cumplir la ley y adoptar las medidas razonablemente necesarias.

Sin lugar a dudas, van a surgir casos en los tribunales, laborales y civiles, alegando faltas de parte del empleador como consecuencia de esta pandemia.

Será la labor de los tribunales de aplicar de manera sensata y razonable los esfuerzos que puedan realizar los empleadores, tomando en cuenta tanto el Protocolo y otros lineamientos trazados por el Estado, así como el hecho de que el coronavirus representa una novedosa situación para el país.

Si los tribunales no aplican una regla de sensatez frente a los reclamos que se puedan presentar, efectivamente estarán sancionado a los empleadores que han tomado las medidas para ofrecerles oportunidades de empleo a sus trabajadores con miras a la reanimación de la economía.

Solo en casos de extrema negligencia o incumplimiento de parte del empleador se debe contemplar la posibilidad de responsabilidad laboral o civil de este.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link