Periódico elDinero

Destacado

Psicólogos en San Francisco de Macorís ofrecen asistencia gratuita durante pandemia del covid-19

adult black and white darkness face 1161268

“Si te sientes muy angustiado y deprimido por la situación mundial que estamos viviendo por el covid-19 y deseas ser escuchado o desahogarte, aquí estoy para ti”, reza el mensaje publicado por la psicóloga clínica Jarilyn Javier Villa en sus redes sociales, al ofrecer sus servicios profesionales de manera gratuita, previendo las consecuencias que traería el encierro durante el estado de emergencia y la pandemia en la salud mental de las personas.

En la actualidad, más de 70 psicólogos de San Francisco de Macorís ofrecen a la población apoyo emocional de manera voluntaria. Sus números de teléfono y horarios disponibles para la atención son del conocimiento de la Regional Nordeste del Colegio Dominicano de Psicólogos (Codopsi).

La coordinadora del gremio, Carmen Guillermina de Jesús, recordó el papel de Javier Villa en la iniciativa que, más allá de quedarse en el municipio cabecera de la provincia Duarte, motivó al Ministerio de Salud Pública y a otras instituciones a utilizar las herramientas digitales disponibles para que las personas tengan acceso al apoyo emocional de un profesional de la salud mental en estos momentos.

“El (único) incentivo que recibimos es el de colaborar”, afirmó De Jesús, quien considera que la espontaneidad con la que ha surgido esta acción demuestra la vocación de servicio de muchos psicólogos dominicanos, en un contexto en el que preservar la salud mental nunca fue tan necesaria y sin embargo, permanece “en un segundo plano” por parte de las autoridades.

Según el reporte de Salud Pública y el Servicio Nacional de Salud (SNS), hasta el 2 de mayo los psicólogos realizaron 5,181 intervenciones de ayuda a través de estas intervenciones voluntarias a nivel nacional, que ya cuentan con el soporte de 544 psicólogos y de 70 psiquiatras.

Apoyo emocional

Los cambios repentinos en los hábitos y en las relaciones interpersonales para evitar el contagio del nuevo coronavirus han incrementado la ansiedad y la depresión de las personas. Este panorama coloca al psicólogo en primera línea en lo que se refiere al cuidado de la salud mental.

“Yo me puse a disposición del pueblo porque se estaba atendiendo mucho la parte de la salud física por el virus”, cuenta Marlyn Fabián, psicóloga clínica especializada en neuropsicología educativa, quien asegura que el miedo a contraer el covid-19, sumado al confinamiento, genera ansiedad, estrés y depresión.

marlyn fabián

La psicóloga Marlyn Fabián./Fuente externa.

Para contrarrestar estos males, los psicólogos ofrecen acompañamiento a las personas que le contactan vía telefónica, siguiendo directrices diferentes según la metodología y criterio de cada profesional a partir del caso que presente cada paciente.

Diferente a una terapia, que requiere de un seguimiento continuo del paciente, así como de una aplicación y evaluación de baterías de pruebas, con el apoyo emocional se busca conseguir “un equilibrio emocional de la situación que le afecta (al paciente) en ese momento, que puede ser tristeza, miedo, angustia, y así bajar esos niveles para que la persona que nos contacta pueda seguir tranquilo, sobreviviendo de manera equilibrada el proceso”, enfatiza Fabián.

Aunque este proceso pueda resultar sencillo a primera lectura, la especialista aclara que esta tarea solo puede ser realizada si el profesional de la salud mental cuenta con una capacitación para saber realizar intervenciones basadas en crisis, como la generada por la pandemia.

Para este caso, De Jesús señala que el Codopsi aunó esfuerzos con la Asociación Dominicana de Psicólogos (Asodopsi) para organizar el entrenamiento denominado “certificación en primeros auxilios psicológicos”, a través del Instituto de Formación Técnico Profesional (Infotep). El programa garantizará que los más de 200 psicólogos a nivel nacional y los 70 a nivel regional que participan del voluntariado cuenten con las competencias para seguir el protocolo que requiere una situación especial como la desatada por el covid-19.

Dolor en perlas: el poder de las terapias comunitarias

Para algunas personas, socializar sus preocupaciones con otras que afrontan situaciones difíciles similares puede ayudarles a transformar el dolor en una experiencia de aprendizaje que les permita superar el miedo y la incertidumbre, en esta ocasión, provocados por la crisis sanitaria.

El distanciamiento social, más allá de limitar las relaciones interpersonales, genera un aislamiento intrapersonal y existencial, en especial para quienes carecen de círculos afectivos saludables, estima Rosaura Gutiérrez, quien ha podido sumarse, desde su residencia en San Juan de la Maguana, al grupo de profesionales de la provincia Duarte que brinda apoyo emocional, gracias al auge de las videoconferencias y tras la invitación de la docente investigadora del área de psicología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, recinto San Francisco, Andrea Manjarres.

A través de la plataforma digital Zoom, Gutiérrez se hace acompañar de especialistas internacionales e invita a “cualquier persona que se sienta con la necesidad de ser escuchada de manera empática”, a participar de dinámicas que crean un entorno “en los que la persona se siente segura para hablar” de temas como el miedo que puede provocar el desempleo, la disminución de ingreso o la pérdida de un ser querido, entre otras problemáticas generadas o agravadas en medio de la pandemia.

terapia comunitaria integrativa sistémica

Gutiérrez se reúne con terapeutas comunitarios de varios países vía Zoom. Muchos de estos especialistas le dan soporte durante las ruedas vinculantes, al ser Gutiérrez la única que cuenta con especialización para realizar TCI en el país./Fuente externa.

Las terapias comunitarias integrativas sistémicas, o TCI, como las llama la especialista, permiten la organización de ruedas en las que los participantes logran, durante una hora, desarrollar lazos solidarios en los que cada persona aporta cómo encaró las crisis con diferentes estrategias de afrontamiento. “Nosotros les llamamos perlas, porque solo una ostra herida es capaz de producir una perla con el nácar que va recobrando en esa parte donde entró la arena”, dice.

Desde mediados de abril, esta actividad es convocada todos los miércoles a partir de las 4:00 pm por la UASD, recinto San Francisco de Macorís y el Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña (Isfodosu).

Soporte a la comunidad educativa

Como responsables de continuar con las labores educativas pese al cierre de escuelas y colegios por el estado de emergencia, los maestros asumen su rol a través de nuevas herramientas tecnológicas para las que muchos no estaban preparados, lo cual también ha aumentado la intranquilidad y el estrés en la comunidad educativa.

“Ahí nace el voluntariado de psicólogos escolares, que conectaron con Codopsi y Asodopsi para recibir las capacitaciones de Infotep”, asegura Marlyn Fabián, quien resalta la convocatoria que hiciera la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) en el municipio para comenzar los listados de profesionales en el área educativa que quisieran colaborar con la iniciativa.

La especialista relata que la pandemia ha demostrado la necesidad de que los psicólogos escolares también recibieran capacitaciones para saber realizar intervenciones en crisis, tomando en cuenta que el trabajo de estos profesionales trasciende las necesidades de los maestros y genera impactos positivos para los estudiantes y sus familias.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link