Periódico elDinero

Reportajes

San Francisco de Macorís: Crónica de una transmisión inesperada

san francisco de macorís

Cuando el Ministerio de Salud Pública confirmó, el 8 de marzo pasado, que una señora que llegó el 26 de febrero desde Milán, Italia, era el primer caso positivo de covid-19 en la provincia Duarte, la enfermedad lucía muy lejos de convertir a su municipio cabecera en uno de los focos principales de expansión de la pandemia en República Dominicana.

El equipo médico que escoltó a la señora desde el municipio de Villa Riva hasta el hospital Ramón de Lara, en Santo Domingo, dos días después de conocido su caso en la opinión pública, transcurrió sin alterar la agenda de actividades correspondiente a la semana de las elecciones municipales, aunque sí motivó que algunas entidades locales del sector educación, salud y comunicaciones promocionaran la prevención a través de charlas presenciales.

Concluidas las elecciones, Salud Pública inició el registro de la enfermedad a través de boletines oficiales, en consonancia con la decisión del Poder Ejecutivo de aprobar el estado de emergencia, que atribuye condiciones excepcionales para mitigar la pandemia como el toque de queda, impulsado el jueves 19 de marzo.

A medida que los pacientes sospechosos tuvieron acceso a las pruebas, la realidad fue revelándose. Los casos aumentaron de solo dos confirmados y ningún fallecimiento, registrados en el primer boletín, a 43 personas contagiadas y cuatro muertes en la provincia Duarte en seis días.

El ministro de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas, atribuyó la velocidad en el incremento de los casos a las aglomeraciones ocurridas por las elecciones y la celebración de las festividades de carnaval en la provincia durante su visita al municipio de San Francisco de Macorís, el 24 de marzo, en la cual confirmó que la ciudad era la primera con casos de transmisión comunitaria.

En su visita, ordenó que el hospital regional San Vicente de Paúl dispusiera sus 240 camas solo para pacientes infectados, así como otras medidas que tomaron curso en los días siguientes, como la habilitación de otras cuatro clínicas privadas, la militarización de la ciudad para reducir la circulación de personas y la prematura inauguración del complejo habitacional de Aguayo como centro de aislamiento.

En declaraciones posteriores, el funcionario insistió en que muchos residentes de la provincia se dedicaban a jugar gallos, en violación a la orden de aislamiento social dispuesta por el Gobierno.

Mientras, la expansión del covid-19 desafía la capacidad de respuesta de los laboratorios en la entrega de las pruebas y los centros médicos en la atención de pacientes. A la vez, genera la atención de los medios nacionales a medida que las denuncias de pacientes infectados o sus familiares en las redes sociales aumentaba al ritmo del contagio, tanto de personalidades y figuras públicas de la ciudad (como el alcalde y su predecesor), como el aumento de fallecimientos registrados por Salud Pública.

Bajo este contexto de tensiones sociales y sanitarias, abril inició con la donación de recursos económicos e insumos médicos por parte de entidades particulares para ayudar a mitigar la enfermedad. El Partido Revolucionario Moderno (PRM) entregó 10,000 mascarillas desechables, 35,000 guantes y 60 trajes de bioseguridad al personal médico del hospital.

De la misma forma, el grupo Rizek anunció la entrega de RD$25 millones para lo que pudiera necesitar San Francisco.

Las autoridades de la alcaldía municipal se negaron a quedarse de brazos cruzados, y procedieron a cerrar el mercado municipal, que hasta el viernes 3 de abril contaba con una circulación activa de personas.

Este lunes, a dos días para cumplirse el primer mes desde la detección de un caso positivo en la provincia, Duarte ha registrado 141 casos acumulados y el 29% de los fallecimientos a nivel nacional, con 26 defunciones.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link