Periódico elDinero

Finanzas

El covid-19 abre una puerta de aprendizaje al sector privado dominicano

Massiel de Jesús Por: Massiel de Jesús Santo Domingo 0 Compartir 3 de abril, 2020
prueba covid 19

La crisis sanitaria que ha provocado la pandemia del covid-19 y que ha sacudido fuertemente a los sectores productivos de decenas de países, incluyendo a República Dominicana, abre una puerta de múltiples aprendizajes, especialmente a líderes empresariales y políticos.

La enfermedad, provocada por un nuevo coronavirus, pone en evidencia la fragilidad del sistema de salud pública, la importancia del empleo formal, pero sobre todo pone a prueba la capacidad de resiliencia de las empresas y su responsabilidad social.

Así lo evidencian las reflexiones de los empresarios dominicanos Pedro Brache, Fernando Capellán y Sandy Filpo, quienes coinciden en que el valor a las “pequeñas cosas”, la solidaridad y unidad han sido el “arma letal” para combatir a este enemigo silente.

El apoyo del sector privado ha sido fundamental para enfrentar el nuevo coronavirus, que lleva más de un millón de infectados a nivel mundial y decenas de muertos. Grandes empresas locales y extranjeras han ofrecido donaciones monetarias e insumos médicos que hasta el momento en el país rondan los RD$500 millones.

Otras permanecen dando servicios de vital importancia para el desarrollo de actividades productivas, o simplemente aportando ideas o enviando a sus colaboradores a sus hogares y preservando su empleo.

Para Brache, presidente del Consejo Nacional de Empresas Privadas (Conep), el avance del virus ha hecho valorar a todos aquellos “héroes anónimos” que hacen que su trabajo sea de incalculable valor para hacer frente al virus que mantiene en confinamiento social a las familias dominicanas.

Comenta que lo material no es lo más importante, sino la vida, el amor al prójimo y la familia. “El mundo va a cambiar para siempre. Esto es un antes y un después. Tenemos que valorar más a nuestros médicos, enfermeras, policías y militares. También a los empresarios pequeños y grandes que proveen empleos”, subrayó el también presidente de Grupo Rica.

“Ojalá nunca olvidemos esto. Creo que el mundo será mejor y más humano cuando sobrepasamos esta crisis”, agregó Brache, al exhortar a ser unidos y creer en que “la fe en Dios y en nosotros mismos mueve montañas”.

Mientras que para el empresario Capellán, presidente de Grupo M y Codevi, el aprendizaje es que “vamos a valorar más las pequeñas cosas que hemos abandonado”.

En tanto, para Filpo, presidente de la Asociación de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS), las enseñanzas son amplias. Entre ellas cita la importancia de corregir las deficiencias del sector salud, de cultivar una cultura de ahorro e invertir en bienes reproductivos.

Esto debido a que el país es dependiente del turismo, zonas francas y las remesas, tres sectores paralizados y, por ende, dice Filpo, una serie de suplidores están detenidos.

“Otra enseñanza que nos permite apreciar este proceso es que el país no puede seguir aumentando el sistema de informalidad. Un país con más de un 55% de informalidad no puede desarrollarse, ya que la informalidad es un desempleo encubierto”, enfatizó Filpo, al indicar que en crisis como estas es más complejo auxiliar los pequeños negocios si no están registradas.

Añadió que el covid-19 ha puesto de manifiesto en todos los sectores del país la solidaridad, lo que a juicio de Filpo, indica que República Dominicana es un país de gente sensible y que en los peores momentos coopera.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link