Periódico elDinero

La Escuela Económica

¿Invierto en un negocio o en emisiones de renta fija?

Esteban Delgado Por: Esteban Delgado 0 Compartir 12 de marzo, 2020

En República Dominicana hay un sistema de seguridad social con grandes desperfectos, lo cual no asegura la posibilidad de que un trabajador, al cabo de 30 años de cotización al plan de pensiones pueda disfrutar de un ingreso digno para su retiro. Eso está muy lejos de ser una realidad.

Por esa razón, es recomendable, para quienes pueden, acumular un ahorro suficientemente alto como para poder vivir del rendimiento de ese capital en forma de pensión particular en los años de retiro, luego de décadas de esfuerzo.

Pero no siempre el ahorro se utiliza como capital para vivir de la renta, pues hay personas con vocación de negocio, acostumbradas a emprender pequeñas empresas, que prefieren tomar ese dinero y multiplicarlo con base en su inversión en las áreas que considere.

Siempre hay interrogantes de personas que se preguntan qué harían si, por ejemplo, acumularan un ahorro de 20 millones de pesos, o si se sacaran la lotería con un premio de un monto similar.

Personas de escasos recursos no tardan en responder que, con ese capital, lo invertirían en un negocio para vivir de eso y seguir creciendo. Pero cuando le preguntas en qué tipo de negocio lo invertirían, entonces comienzan a “gaguear” y a pensar en diversas posibilidades, con pocas probabilidades.

Es porque no todos tenemos vocación para emprender y hacer negocios que puedan garantizar el éxito y la rentabilidad suficientes con el paso del tiempo. Hay personas que saben multiplicar el dinero con su vocación de negocio, mientras que otros sólo sabemos producir dinero con base en ingresos fijos y ahorrarlo para el futuro.

Puedo hablar por mi experiencia. Tengo un hermano que siempre ha tenido buen ojo para los negocios. Si usted le pone 20 millones de pesos en las manos, es posible que decida convertirlo en capital de negocios y sacarle ganancias con lo que él sabe hacer, mientras que para vivir decidirá rentar un buen apartamento y pagarlo con parte de la rentabilidad que obtendrá de su inversión.

En cambio, yo no tengo vocación para hacer negocios, pero sí para ofrecer mis capacidades profesionales y recibir la remuneración correspondiente. En mi caso, con 20 millones de pesos en las manos, seguro decidiré asegurarme de tener una vivienda propia, por lo que dedicaría una parte de ese capital para convertirlo en un patrimonio inmobiliario fijo y el resto lo invertiría en instrumentos financieros en el mercado de valores para vivir de la renta que me generen esas colocaciones de capital en forma de bonos o certificados.

Conozco casos de dominicanos que se echaron décadas trabajando en alguna ciudad de Estados Unidos, acumularon un capital de ahorro, vinieron al país, lo invirtieron en un negocio con la ilusión de obtener buena rentabilidad y al final terminaron con la quiebra de la pequeña empresa y con el capital perdido.

Pero sé de otros casos de dominicanos en el extranjero con experiencia de negocios allá, que también tienen otros pequeños negocios aquí, como colmados, y les va muy bien en términos económicos.

La diferencia es que hay quienes tienen buena capacidad para el ahorro y no cuentan con vocación para los negocios; mientras que otros con buen olfato para los negocios y dispuestos a dedicarse a eso, se empeñan en acumular capital para invertirlo y multiplicarlo, en lugar de ahorrarlo y congelarlo en algún bien patrimonial improductivo.

Para los primeros, entre los que me cuento, la recomendación es acumular un buen ahorro, tratar de adquirir una vivienda propia, no acumular deudas y juntar un buen capital para el retiro. Una vez obtenido ese capital, inviértalo en instrumentos financieros y en el mercado de valores para vivir de la renta fija o variable con un buen asesor en la materia.

Para los segundos, seguro usarían su dinero para invertirlo en negocios, pero ojo, en negocios de áreas que conozcan, no en sectores desconocidos para usted, y así le sacará buena rentabilidad. En todo caso, trate de dedicar una parte de ese capital a un patrimonio fijo como una vivienda propia, no por usted, sino por su familia en caso de que ocurriera alguna eventualidad.

¡Suscríbase al boletín!

Suscríbase para recibir en su correo las noticias más importantes sobre economía y finanzas.
SUSCRIBIRME
close-link